El Poder en la Debilidad de la Cruz

Dia 2 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Cargando "Basura"


Considerando y meditando en lo que hemos leido hasta aquí, parece que la actitud que mostramos al mundo con respecto a nuestra vida cristiana, es una especie de pensamiento seco;  quizás a millas de distancia de la felicidad y el gozo inefable y glorioso del que el apóstol Pedro nos escribió.


Creo que muy pocos o ninguno de nosotros, basado en nuestras experiencias en el evengelio puede decir, que hemos llegado a disfrutar de las decepciones, las pérdidas del pasado, los sufrimientos, las angustias o enfermedades; muy dificultosamente podemos echarlas a un lado, simplemente por el hecho de que sí nos importan, las cargamos y recordamos cada vez que tenemos oportunidad o compartimos nuestra historia.


"¡Pobres almas!", dicen nuestros conocidos acerca de nosotros; "cómo han sufrido" y llegamos a sentir auto compasión por nosotros mismos.


 Éstos hombres de Dios como Pedro o Pablo, nunca hablaban de lo que podría haber sido; nunca pensaban en las cosas que habían perdido, sino en lo que habían ganado.


Con relación a las cosas perdidas, Pablo dijo que les consideraba como "basura" (Fil. 3:7-8 ). En hebreo, esa palabra es peresh y significa estiércol. El no sólo afirma que piensa en ellas como cosas sin ningún valor, sino que tampoco las recuerda constantemente, y cuando lo hace es en una forma de testificar cómo a través de ellas había terminado ganando. Y me parece que tiene lógica,  ¿Qué persona normal pasa el tiempo pensando en estiércol? 


Hoy puedes sentir el alma abatida, puedes sentirte triste hasta el cansancio, pensando en toda una trayectoria cristiana llena de altibajos y pérdidas. Te esfuerzas, pero no ves resultados y cuando crees que al fin avanzarás, parece que tu cruz se hace más pesada, llevándote a la debilidad. Miras a tu alrededor y puedes identificar que hay muchos avanzando, mientras tu, pareces estar rodeado y cargado de basura. 


Y te preguntas, "¿qué estoy ganando?"


Te invito a que cierres tus ojos y tomes un respiro profundo.... luego abre tus ojos y lee los iguiente....


Nuestro mayor avance hacia el poder espiritual, vendrá a través de la peor experiencia de debilidad en nuestras vidas.


Tu cruz, como tú la vez, está muy lejos de ser la cruz que describe Jesús y llevaron los apóstoles; no mires atrás, allí solo hay estiércol.


Vamos, un día a la vez, ¿que tal si hoy decidimos imitar a Pablo?