Girl Power

Día 1 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocional

 La sociedad desde su existencia de manera abierta y de otras maneras que no nos damos cuenta nos hacen creer que las mujeres están en un eslabón abajo del hombre. Muchas personas crecimos con ese pensamiento y durante la existencia de este mundo se ha reflejado en todos los estratos de la sociedad. Y ojo, no se trata de que un género derroque a otro, se trata de honrarse mutuamente


A lo mejor tu que estas leyendo esto, lo más seguro es que en algún momento de tu vida te vieron como menos por ser mujer. A lo mejor quisiste emprender algo y no falto la opinión de alguien que te dijo que no podías porque no tienes las habilidades requeridas. Quizá fue el hecho de que eres una mujer joven y la gente piensa que no tienes la capacidad o lo suficiente.


En los tiempos bíblicos, por lel tipo de cultura, las mujeres no podían tener acceso a una educación. Si tú querías superarte no podías porque había una sociedad que te bloqueaba y eso hacía que muchas veces las mujeres desarrollaran una baja autoestima.


Jesús en su caminar, se encontraba en medio de una sociedad que menospreciaba a la mujer, el simple hecho de ser mujer en esos tiempos significaba que muchas veces ibas a ser humillada. Pero Jesús vino a darle vuelta a ese contexto que se vivía.


Jesús fue intencional cuando se acercaba a las mujeres. Jesús mostró respeto, dignifico a las mujeres que en un momento se les puso en el eslabón más bajo, les perdonaba sus pecados que era un insulto a la ley y a los religiosos. Restituyo su virtud y su honor, las tomo en cuenta y las hizo partícipes del evangelio. 


A lo mejor la sociedad te hizo sentir que estabas en el eslabón más bajo, a lo mejor las opiniones de la gente no han sido las mejores, quizá la vida no te ha tratado bien. Déjame decirte, Jesús quiere que sepas el valor que tú tienes, el verdadero valor que tienes es que eres hija de Dios. 


No se trata de lo que haces. A lo mejor tu trabajo no es el soñado, pero tu identidad no se basa en eso. Tu identidad no está basada tampoco en las opiniones de la sociedad. Tu identidad está basada en que eres hija de Dios.