Fe y medicamentos

Dia 1 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

 Día 1: MENTE


En primer lugar, es necesario establecer prioridades. Muchas veces llevamos una vida desprolija, desordenada y, por eso, nos cuesta alcanzar los que planeamos. Al establecer prioridades, logramos descubrir el gran poder que hay en la concentración. Esto sucede cuando nos enfocamos en el objetivo: allí las fuerzas se multiplican para poder concretar la meta que tenemos por delante.


En segundo lugar, es necesario vivir el día a día. Es decir, no podemos vivir pendientes de lo que sucederá mañana dejando de lado lo que nos sucede hoy. Esto significa que es imposible vivir el futuro porque debemos ocuparnos de nuestro presente. Vivir el día de hoy es lo único que podemos hacer, pero lamentablemente, muchas veces la ansiedad por el futuro nos roba las fuerzas que necesitamos para resolver los problemas actuales. Nuestra vida es como un ascensor, que tiene capacidad para cargar cierta cantidad de peso, y que si nos sobrepasamos en la carga, como sucede con los ascensores sobrecargados, nuestra vida caerá al vacío por el mismo peso. El secreto para alcanzar las metas es atrevernos a vivir un día a la vez.