El reto de entender el propósito de nuestra vida

Día 7 de 7 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Hombres entendidos


En la historia de las naciones, existen marcas de hombres que aún, sin toda la luz del conocimiento escritural que hoy tenemos, hicieron la diferencia con la poca iluminación que tuvieron de su asignación. Un sacerdote católico convocó a la independencia en México; creyentes en la Escritura forjaron la nación de los Estados Unidos, basaron la constitución en las Escrituras que, aunque no tuvieron una gran iluminación y no tenían todas las herramientas que hoy tenemos, con lo poco que entendían, lo aplicaron bien. 


Hoy pareciera que estar involucrado en la vida de las naciones está mal visto. Hemos aceptado conceptos que no tienen que ver con nuestra actividad. Cosas que hacemos que nos apartan diametralmente de lo que debemos hacer. 


Necesitamos entender que el carácter de una persona espiritual no se mide por los días de ayuno sino por los días productivos; no se mide por si oras a tiempo, sino si pagas tus deudas a tiempo, porque muchos cumplen el horario de la oración, pero a la hora de pagar las deudas esperamos que Dios supla la necesidad; no se mide por si mantienes mucha comunión en oración, sino si mantienes comunión con tu esposa; no se mide por si eres respetado en la iglesia, sino por si eres respetado en tu trabajo; no se mide por ver cuántas visiones en éxtasis puedes tener, sino por tener una visión que motive tu existir. 


Necesitamos retomar el orden correcto de nuestra existencia, participar del árbol; no nos perdamos. El objetivo es comer de él, entendido por la figura usada en Génesis referente al árbol de la vida, porque si no comemos de él vamos a entretenernos haciendo hojas de diferentes colores, unas grandes y otras pequeñas, para presentarnos justos delante de Dios. 


Comamos de la vida de Cristo, participemos de la vida de Él, crezcamos en las dimensiones de Cristo. Cumplamos la función de sanar las naciones que están gimiendo por tu manifestación en esta tierra, allí donde fuiste colocado para que la traigas a la realidad. 


Oremos


Padre, te doy gracias por redefinir los conceptos según tu mente y tu propósito. Que tu Espíritu Santo nos ayude a comprender estas verdades tan profundas y que, como iglesia, seamos como la describiste. Entendemos que esta generación se levanta como entendidos en su misión en esta tierra. Padre, que cada día se nos ilumine el entendimiento con respecto a Cristo y al propósito por el cual estamos en la tierra. Amén.


Puede ver la predicación del pastor Gerardo Cárdenas, sobre la cual se basó este plan devocional en el siguiente enlace: Clic aquí