Navidad: recibiendo a Jesús como el único protagonista

Día 4 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Rindiéndome y asombrándome en esta Navidad


Este no sería probablemente el mejor comienzo para una gran historia.A Dios le gusta la sencillez, hasta tal punto que aparece en la historia del hombre de forma humilde.


El hombre tiende a engrandecer su historia, pero Dios nos enseña que nosotros hemos de ser realistas, pisar el suelo y reconocer la grandeza de lo que Dios hace y puede hacer en nuestras vidas.


Lucas 2:10-14 (RV2020) Pero el ángel les dijo: —No temáis, porque yo os doy nuevas de gran gozo y que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es el Cristo. Esto os servirá de señal: hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales que alababan a Dios y decían:  —¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz entre los hombres que gozan de su buena voluntad!


El nacimiento de Jesús es una invitación a gozar de la buena voluntad de Dios. Sencilla, humilde en apariencia pero sublime y única. Nosotros no podemos olvidar qué y quién es realmente el protagonista. En esta sociedad hedonista en la que vivimos donde priman mis sensaciones y mi bienestar, la sencillez del Evangelio nos proclama que todo reside en la buena voluntad de Dios. Todo un reto hoy y siempre para el hombre. 


Que este nuevo tiempo de navidad sea un tiempo propicio para la reflexión y nos sirva para centrarnos en lo que realmente es necesario. Esto es, en ocuparnos en las cosas del Padre, que en definitiva es el protagonista de toda nuestra historia.


Oración:


Gracias Señor por tu carácter y tu manera de acercarte al hombre. Contemplando a Jesús entendemos cuál debe ser el centro de todo nuestro querer y hacer. Ayúdanos una vez más a vivir nuestra historia, reconociéndote a Tí como el auténtico protagonista.