Libre de Pornografia con John Bevere

Dia 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

 ¿Por qué quieres ser libre?



Si tu experiencia fue como la mía, estuviste expuesto a la pornografia a una edad temprana. Yo tenía 12 años cuando un amigo me mostro una revista, y me atrapo. 



Cuando fui salvo, algunas luchas se fueron inmediatamente. deje de vivir como un niño de fraternidad, yendo a fiestas y bebiendo en exceso. Al instante fui libre de maldecir. Pero mi lucha con la pornografia resultó más terca, incluso se extendió a los primeros dos años de matrimonio. parecía que no importaba cuánto lo intentara, no podía ser libre. 



Luego, hice un ayuno de cuatro días y fui libre por completo. 



Perplejo, le pregunté a Dios por qué, por tanto tiempo, parecía que no podia ser libbre sin importar lo que intentara—pero entonces un día, la esclavitud finalmente se rompió. Lo que Él me mostró fue que, antes de ser libre, estaba triste por mi pecado, pero era el tipo de pena equivocado. 



Pablo nos dice, “Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento que conduce a la salvación, no hay que lamentarlo; pero la tristeza del mundo produce muerte” (2 Corintios 7:10 ESV).  



Cuando no podía ser libre, tenía miedo a las consecuencias que seguir luchando podría tener en mi vida. No quería que arruinara mi ministerio o matrimonio



Leading up to the time when I got free, everything changed, I began to be grieved that my sin was hurting the hearts of those I loved. This was godly sorrow—a sorrow motivated not by fear of personal loss, but by love for God and others. And it produced a deep repentance in my heart. 



Si estás luchando por ser libre, la primer pregunta que necesitas hacerte es: “¿ Quien es el foco de mi dolor?” ¿tienes tristeza mundana por temor a las consecuencias de tu pecado? o ¿tienes dolor piadoso impulsado por un amor genuino? 



El primer tipo de pena te mantendrá atado. El ultimo te llevará a la libertad. 



Hoy, quiero que ores para que Dios produzca buena tristeza en ti. Pide conocerlo más íntimamente, Y que puedas estar realmente afligido por cualquier pecado que se interponga en esa intimidad. Cuando tengas las motivaciones correctas, eso hará gran diferencia.