Redención Inconcebible: La Presencia de Dios en la Pérdida del Embarazo y la Infertilidad

Dia 1 de 8 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

CHOQUE

Siempre quise ser mamá, y cuando esa vara de plástico decía "Embarazada", mi esposo y yo estábamos encantados. Durante las siguientes semanas, elegimos nombres, armamos la guardería, compramos un vehículo familiar y soñamos con que nuestro dúo pronto se convertiría en un trío. Estábamos flotando en la alegría y la emoción vertiginosa.

En nuestro segundo ultrasonido, escuchamos las palabras aplastantes que cada madre teme en silencio. No hubo latidos del corazón. Nuestro bebé estaba muerto. Estábamos devastados.

Me sentí como un globo. Emocionalmente, estaba tan emocionada por el nuevo bebé, llena de tantas ideas, proyectos y preparativos. ¡Mis tablas secretas de Pinterest para bebés estaban desbordadas! ¡Me había inflado de alegría casi a punto de estallar! De repente, fue como si alguien hubiera soltado el extremo del globo. Todo el aire salió corriendo, dejando atrás una cáscara plana y desinflada. Los globos nunca se ven igual después de ser inflados y luego desinflados nuevamente. Consiguen esas arrugas que muestran el desgaste de la experiencia. Mi alma se sentía como ese globo flojo y arrugado.

Continuamente me preguntaba, '¿Qué hago ahora?' Mientras la vida continuaba como siempre a mi alrededor, estaba parada. Las pocas personas que sabían lo que había pasado ofrecían condolencias bien intencionadas. Sin embargo, en mi estado de shock y emoción cruda, interpreté sus palabras como un intento de descartar mi dolor, aliviar mi pérdida y excusarse de la incomodidad de verme procesar todo mi dolor.

Si bien me hubiera sido fácil ocultar mi pena, las mujeres que habían recorrido mi viaje se acercaron a mí. Su amable mensaje fue que este sería un largo y difícil viaje, pero que al final habría esperanza y paz. Tenían razón. De la misma manera, los invito a que repasen este plan conmigo. He estado dónde estás, y puedo decirte honestamente que este no es el final, sino solo un paso en el camino.

Vamos a dar los siguientes pasos juntos.