Él Nos Dio Profetas: “Perspectivas Hermenéuticas Esenciales”

Dia 1 de 7 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Nuestra confusión con respecto a la profecía del Antiguo Testamento: Hageo


¿Te has dado cuenta cómo la mayoría de los cristianos conocen algunas partes de la Biblia mucho mejor que otras? En el Antiguo Testamento, las historias del Pentateuco son muy familiares. Lectores ávidos de la Biblia conocen a Josué y Jueces, y unos pocos creyentes aún entienden mucho acerca de libros como Samuel, Reyes y Crónicas. Pero tan pronto como alguien pregunta: “¿De qué trata Isaías?” “¿Qué con Sofonías?” o “¿No es Hageo un libro emocionante?”, nos quedamos mudos, porque sabemos muy poco acerca de estos libros. Aun Pastores y otros maestros cristianos tienden a evitar explicaciones cuidadosas de los profetas del Antiguo Testamento en sus ministerios, debido a que están muy confundidos acerca de ellos.


Existen al menos dos cosas que ocasionan que muchos cristianos tengan problemas cuando tratan de entender la profecía del Antiguo Testamento, Primero los libros proféticos en sí mismos y segundo la desarmonía en la iglesia. 


Enfrentémoslo. Los libros de profecía contenidos en la Escritura son probablemente las partes de la Biblia más difíciles de captar. Muchos cristianos tienen problemas aun para pronunciar los nombres de algunos de los profetas del Antiguo Testamento, más aun para entender lo que dicen. Frecuentemente quedamos perplejos por los contenidos de estos libros. Parecen estar descoyuntados. Los versículos no parecen seguirse uno al otro. Parecen hablar en acertijos y adivinanzas. A veces las palabras de los profetas simplemente no nos hacen sentido en absoluto.


Además de eso, no sabemos mucho acerca de los eventos históricos de este período de la Biblia. Los reyes, las naciones, las guerras, son tan complejas que nos cuesta trabajo mantener nuestro rumbo. Cuando la mayoría de los cristianos lee a los profetas del Antiguo Testamento se sienten como si hubiesen entrado a una tierra extranjera y extraña. Los letreros en las calles no tienen sentido. Las costumbres son extrañas. Caminamos perplejos por las dificultades de los libros proféticos en sí mismos.


Hay una segunda gran fuente de confusión: La iglesia. La iglesia cristiana tiene una maravillosa armonía de enseñanzas en muchas áreas. Pero cuando se trata de la interpretación de la profecía del Antiguo Testamento difícilmente hay algo de armonía, sólo desacuerdo. Ustedes han escuchado los debates. ¿Y tú qué eres? ¿Un dispensacionalista premilenialista? ¿Un premilenialista histórico? ¿Y qué tal si te vuelves un postmilenialista? ¿Eres tú un amilenialista optimista o pesimista? Vamos con un grupo y escuchamos que todos los demás están equivocados. Luego visitamos otro grupo y escuchamos todo lo contrario. Aunque los evangélicos estamos de acuerdo en los puntos esenciales de la fe, difícilmente existe acuerdo alguno entre todos nosotros excepto en que un día Cristo retornará en gloria. La iglesia ha estado tan dividida con respecto a la interpretación de los profetas del Antiguo Testamento, que es difícil para nosotros leer estos textos con mucha seguridad.


Presiones aquí para ver Él Nos Dio Profetas: Perspectivas Hermenéuticas Esenciales; Primera lección de la serie Él Nos Dio Profetas. thirdmill.org