Esperando aquí por Tí, un viaje de esperanza de Adviento

Dia 1 de 7 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

JUSTO EL TIEMPO CORRECTO

REFLEXIÓN

Un Salvador ha sido prometido al pueblo de Dios durante siglos. Anhelaban y oraban por el rescate. Y luego, en el día correcto, en el lugar correcto, en el tiempo perfecto, Jesús nació. Aunque que Dios rara vez llega en el tiempo requerido por nosotros, Él siempre viene en el momento correcto.

Todos estamos esperando algo, a menudo preguntándonos si Dios se ha olvidado de nosotros. En tu espera, deja que el nacimiento de Cristo te anime. El hecho de que Dios no haya llegado (por lo que se puede ver), no significa que Él te ha abandonado. Para Él, un día es como mil años y mil años como un día. En este mismo instante Él está trabajando para Su gloria y para tu bien. Aunque las circunstancias digan otra cosa, Dios va a llegar, a tiempo, cumpliendo Sus planes para ti. No te des por vencido antes de tiempo.

Confía en el pesebre y recuerda que eres amado y valorado por el Dios que bajó del cielo y llegó en el tiempo perfecto para ti.

MEDITACIÓN

Escucha el Sonido Alegre

Escucha el sonido alegre! El Salvador viene,
El Salvador lo prometió hace mucho tiempo;
Deja que cada corazón le prepare un trono,
y cada voz una canción.

Él viene los prisioneros ha liberar,
de la eclavitud de Satanás.
Se rompen las puertas de bronce que están ante Él,
Las cadenas de hierro caen.

Él viene a vendar el corazón quebrantado,
A sanar el corazón herido,
Y con los tesoros de Su gracia
A enriquecer a los pobres humildes.

Nuestras alegres hosannas, Príncipe de Paz,
Tu bienvenida proclamará,
Y los cielos eternos resuenen
Con Tu amado nombre.

Philip Doddridge, 1702 -1751

ORACIÓN

Padre, acompáñame en la espera, el lugar donde anhelo lo que no está completamente a la vista. Aquieta mi corazón y dame la habilidad de saber que estás cerca. Creo que Tus planes son buenos. Lo veo en el nacimiento de Tu Único Hijo.

Pero a veces me cuesta ver más allá de la bruma que me rodea. Renueva mi confianza mientras levanto mis ojos hacia ti. Glorifícate en mi vida durante esta temporada de espera. Amén.