Hombre de Dios

Devocionales

El comienzo correcto


El primer paso para una hombría real es un renacimiento espiritual— "Debes volver a nacer" (Juan 3:7). La necesidad más crucial en cada familia es un padre con un corazón en el que habita Cristo.


¿Por qué?


Porque por naturaleza, estás espiritualmente muerto por "las iniquidades de ustedes las que los separan de su Dios." (Isaías 59:2). No puedes reconocer a quien el Señor creó que tú seas para tu familia, o incluso lo que tu familia necesita de ti, porque estás completamente desconectado de Su presencia por tus transgresiones y no puedes recibir Su dirección.


Entonces, debes creer que Jesús fue a morir en la cruz por tus pecados y que Su sacrificio fue suficiente para reconciliarte con el Padre. Cuando le dices a Jesús que Su muerte en la cruz fue suficiente pago por tus pecados y le pides a Él que entre a tu corazón para perdonarte, limpiarte y vivir en ti, Él viene a tu vida en este momento y tu salvación está garantizada a través de la presencia residente del Espíritu Santo (Efesios 1:13-14).


El esposo es la cabeza del hogar, y cuando Cristo llega a su corazón, él está completamente equipado para ser el líder espiritual de su familia. Él tiene la presencia de Cristo que viene a ayudarlo a convertirse en el hombre total que necesita ser.


Amigo, si estás sin Cristo, has privado a tu familia de la única cosa que necesitan por sobre todo lo demás: liderazgo espiritual. Sin embargo, si eres un hombre de Dios, entonces el Señor puede convertirte en todo lo que tu familia necesita: un hombre con sabiduría, gracia y poder para cuidarles física, emocional y espiritualmente. Entonces no hay sustituto para un esposo y un padre salvo.