El Arte De La Oración Eficaz

Dia 1 de 8 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Base legal: Padre Eterno, Hijo Eterno y pacto eterno


Mucho se ha dicho y escrito acerca de los beneficios subjetivos de la oración y de la manera en que se reciben sus resultados. Muchos maestros enseñan que debe haber un entrenamiento especial en la oración, en el cual se aprende paciencia, calma y una dependencia total de Dios. 


El nuevo pacto en Jesucristo, nos asegura que la oración ha de ser una relación establecida entre Padre e hijo, quienes disfrutan mutuamente de una íntima comunión. Por otra parte, Jesús nos dijo que si nosotros siendo malos sabemos dar buenas dádivas a nuestros hijos, cuanto más el Padre que nos da las cosas, que nosotros, sus hijos necesitamos y pedimos. La mejor oración es, por tanto, aquella que consigue la respuesta que nace de la maravillosa voluntad de Dios.


Las posibilidades y la necesidad de la oración, están grabadas en los fundamentos eternos del Evangelio de la gracia. La relación que se establece entre el Padre Eterno y el Hijo Eterno sobre el pacto eterno decretado entre ambos, tiene en la oración la base legal de su existencia. La oración inteligente que conoce los planes de Dios, siempre será un medio por el cual, el Evangelio avanza victorioso y todos los enemigos son vencidos de manera que sea posible tomar posesión de la herencia, que de manera legítima, pertenece a los hijos de Dios. 


Estas son verdades axiomáticas, aunque puedan parecer no muy familiares y conocidas. Pero precisamente, estos son los tiempos cuando necesitamos enfatizar y reiterar los axiomas de la Biblia. La misma atmósfera de nuestro siglo, está contaminada con prácticas y teorías fundadas en la falsedad, y las más evidentes verdades se están hundiendo, por el efecto de ataques sutiles de un sistema antagónico a los diseños divinos.


Con lo antes expuesto, podemos concluir, que la oración no es un modelo, ni se obtiene de un curso extensivo; y mucho menos que es algo que se produzca de nuestra necesidad o de nuestros caprichos. También debemos saber, que el fundamento de la misma es Cristo, y no prácticas religiosas que nos hacen entrar en una especie de trance. Es muy importante entender los tiempos, el pacto y la verdad presente; para orar de manera correcta.