Escoge lo VERDADERO

Devocionales

Disfruta del viaje: Descansa en medio de los horarios frenéticos


Contenido devocional:


Descansar no es algo egoísta; es fundamental. El descanso es bíblico. Los rodeos no planificados no nos invitan a detenernos, sino a concentrar la mente y el corazón en la paz que ofrece Jesús. La sugerencia es la conciencia de la perspectiva. El ofrecimiento de mirar a través de las circunstancias incluso cuando estas vuelen a la velocidad de la luz. Aceptar el reposo y la paz interior. La serenidad en medio de los locos. ¿Acaso no es esto lo que deseamos? No cancelar la vida, trasladarse a un monte y exigir la tranquilidad, sino conocer de verdad el corazón genuino de Jesús donde se puede obtener la calma en el bullicio de la humanidad.


A continuación encontrarás cinco prácticas de descanso que estoy adoptando para experimentar la calma en medio de unos horarios exigentes.


1. Cree que tu valor va incluido en quien eres, y no en aquello que haces.


Cuando nuestra identidad está protegida en un Dios de gracia y amor, todo rebosa a partir de una valía interna, no externa. ¿Dónde buscas el valor? ¿Pasas tiempo con Jesús primero, o le ofreces los restos? Cuando nos soltamos del Espíritu de Dios, descubrimos nuestro “yo” más verdadero (Éxodo 33.14). Si lo que deseamos es la paz, debemos pasar tiempo en Su presencia.



 


2. Haz algo cada día que haga revivir tus cinco sentidos, de manera que te estimule a experimentar la paz en tu yo creado.


Muévete con la música mientras preparas los almuerzos o haces recados. Invítate a tu bebida favorita. Deja recordatorios de las Escrituras a la vista, lee libros y blogs inspiradores, y enmarca citas llenas de fe. Elige ropa que te haga sentir hermosa. Exprésate con creatividad. 


3. Cuando te sientas abrumada, pregúntate: “¿Estoy sacrificando mi cordura o mi familia para hacer que esto suceda?”.


Ora respecto a cómo quiere Dios que pases tu tiempo. ¿Qué es lo mejor para ti? ¿Tu matrimonio? ¿Tu familia? Crear límites saludables elimina las garras del control, y el ancla en liberar el permiso. Junto con el impulso de Dios, solo tú estás a cargo de tu agenda. Llénate primero de Él, antes de derramarte.


4. Escucha a tu cuerpo.


¿Tienes la sensación de que tu mente no se detiene jamás? ¿Te despiertas con el corazón martillándote el pecho? ¿Se resquebraja tu piel? El estrés juega un papel fundamental en señalarte el valor del descanso. ¿Cómo escogerás invertir tus próximas 24 horas?


5. Permite que disfruten de ti.


El Creador del universo disfruta de ti. Así, tal como eres. Descansa en Su verdad. Halla paz en Sus palabras. Reclama tiempo en Su presencia.