Los Regalos De Dios

Devocionales
Introducción

¿Cómo está hoy? De verdad, lo digo en serio. ¿Cómo está hoy en realidad? ¿Está volando alto o arrastrándose por el suelo? ¿Está corriendo o cojeando? ¿Se siente rico o pobre, hoy? ¿Se siente optimista o sin esperanza?

Usted sabe, en un momento u otro, todos nos hemos sentido de todas esas maneras. Nadie, ningún hombre, mujer o niño sobre la faz de la tierra, lo tiene todo. Hay momentos en los que parece que todo va bien y luego vienen los tramos en los que parece que todo va de mal en peor.

Nadie necesita ayuda para hacer la lista de sus problemas. El dolor siempre requiere atención, y Satanás siempre le va a recordar su dolor con la intención de que se sienta engañado en la vida. Si logra que usted permanezca obsesionado con sus frustraciones, sus temores y sus fracasos, logrará que se sienta siempre deprimido y derrotado.

Por eso escribí este libro de pensamientos devocionales para cada día. Una de las mejores maneras de experimentar el estímulo de Dios es permitir que él guíe sus pensamientos mientras recuerda cómo se involucra en su vida. Los regalos de Dios le ayudarán a hacer el inventario de todas las cosas buenas que hay en su vida. En la medida que le permita a su mente saborear todas esas bendiciones, se dará cuenta de lo rico, amado y valioso que es usted.

Cada mañana, durante un mes, puede comenzar su día con la celebración de lo que hay de bueno en su vida, sabiendo que esas cosas vienen de un Dios que es bueno. Santiago dice: “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces [es decir, las estrellas]” (1:17).

Tengo la esperanza de que usted encuentre cada día en Los Regalos de Dios una fuente de aliento e inspiración. ¡Que cada día el Señor lo convierta en un creyente más lleno de alegría y esperanza!

--Pastor Mark Jeske