Santiago Invitación a
NVI

Santiago Invitación a

Invitación a
Santiago
Jesús tuvo varios hermanos, uno de ellos llamado Santiago. Tras la muerte y la resurrección de Jesús, Santiago llegó a ser uno de los líderes más importantes de la comunidad de los seguidores de Jesús en Jerusalén. Santiago era respetado por el consejo que daba y por ayudar a la comunidad a tomar sabias decisiones (véase, por ejemplo, las páginas Hch 15:1-29). Más tarde en su vida, decidió escribir algunas de sus mejores enseñanzas y consejos y enviarlas a otros judíos creyentes en Jesús que estaban diseminados por todo el Imperio romano. Lo que les escribió llegó a conocerse como el libro de Santiago.
Este libro comienza como una carta porque se está enviando a personas distantes. Pero en realidad no es muy parecida a otras cartas de su tiempo. Más bien se trata de una colección de dichos cortos, tal vez algunos que Santiago había repetido con frecuencia al aconsejar a las personas. También incluye reflelxiones ligeramente más extensas de temas prácticos. Estas reflexiones pueden haberse tomado de sermones que Santiago ya había predicad, porque se usan las mismas técnicas empleadas por oradores de ese entonces.
Por ejemplo, a veces Santiago anticipa alguna pregunta que alguien podría hacer y la responde. O él mismo hace una pregunta a su audiencia, para luego responderla basada en la manera en que, según él, podrían haber respondido. También, a diferencia de la mayoría de las cartas, este libro no trata los temas en un orden lógico o en secuencia. En su lugar, entreteje varios temas al traer a colación asuntos, que deja a un lado para luego retomarlos. El estilo conversacional, los dichos cortos y concisos y el entrelazamiento de temas, todos ellos hacen que este libro sea similar a los escritos sabios de los libros de Proverbios y Eclesiastés.
Al igual que esos libros de sabiduría, el libro de Santiago se concentra primordialmente en asuntos del diario vivir en la buena creación de Dios. Cuando Santiago habla directamente sobre lo que significa ser sabio, explica que la sabiduría se demuestra en la conducta práctica: la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera.
Los asuntos prácticos que él considera incluye el cuidado de los pobres, el uso responsable de la riqueza, el control de la lengua, la pureza de la vida, la unidad dentro de la comunidad de los seguidores de Jesús y, sobre todo, la paciencia y la resistencia durante los tiempos de prueba. Podemos ver que las personas a quienes Santiago escribió enfrentaban muchos retos en su búsqueda de la práctica de la religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre. Al enfrentarnos hoy a retos similares, su sabiduría divina permanece tan valiosa como lo fuera cuando por primera vez la impartió siglos atrás, y nos orienta acerca de llevar vidas completamente humanas.
Santiago

Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI®

© 1999, 2015 por Biblica, Inc.®

Usado con permiso de Biblica, Inc.® Reservados todos los derechos en todo el mundo.

Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI®

Copyright © 1999, 2015 by Biblica, Inc.®

Used by permission of Biblica, Inc.® All rights reserved worldwide.

Conocer más acerca de Nueva Versión Internacional - Español