Salmo 90
NBV

Salmo 90

90
Salmo 90
Oración de Moisés, hombre de Dios.
1¡Señor, tú has sido nuestro refugio en todas las generaciones! 2Antes que los montes fueran creados, antes que la tierra fuera formada, tú eras Dios sin principio ni fin.
3Tú haces que el ser humano vuelva al polvo, cuando dices: «Vuelve al polvo». 4¡Mil años son como el día de ayer para ti! ¡Son como unas cuantas horas! 5Acabas con la gente como si fueran sueños que desaparecen; como hierba que nace en la mañana, 6que al amanecer brota verde y fresca, y por la noche ya está marchita y seca. 7Morimos bajo tu ira; tu enojo es como una carga muy pesada para nosotros. 8Frente a ti extiendes nuestros pecados, nuestros pecados secretos, y los ves todos. 9Vivimos nuestras vidas bajo tu ira. Llegamos al fin de nuestras vidas como en un suspiro.
10Algunos llegamos a vivir hasta setenta años, quizás algunos alcancemos hasta los ochenta. Pero aun los mejores años de entre todos ellos, están llenos de dolor y problemas; pronto pasan y nosotros pasamos con ellos. 11¿Quién puede darse cuenta de los terrores de tu ira? ¿Quién de nosotros puede temer tu gran ira como debe?
12Enséñanos a contar bien nuestros días para que nuestro corazón se llene de sabiduría.
13Oh Señor vuelve a nosotros. ¿Cuánto tardarás? Ten compasión de tus siervos. 14Llénanos con tu amor por la mañana, y toda nuestra vida cantaremos de alegría. 15Hemos sufrido días y años; ¡devuélvenos ahora esos días y años en alegría! 16Que volvamos a ver tus milagros; que nuestros hijos vean maravillas; como las que antes hacías. 17Que el Señor nuestro Dios nos muestre su favor. Que el trabajo de nuestras manos tenga éxito; sí, que el trabajo de nuestras manos tenga éxito.

Nueva Biblia Viva

(The New Living Bible, Spanish)

Copyright © 2006, 2008 por Biblica, Inc.®

Usado con permiso. Reservados todos los derechos en todo el mundo.

Aprende más sobre Nueva Biblia Viva