1 TESALONICENSES 4
DHHE
4
2. Exhortaciones (4.1–5.24)
Santidad y amor fraternal
1Ahora, hermanos, os rogamos y encargamos esto en el nombre del Señor Jesús: que sigáis portándoos, como ya lo estáis haciendo, de la manera que nosotros os enseñamos a hacerlo para agradar a Dios.
2Ya conocéis las instrucciones que os dimos por la autoridad del Señor Jesús. 3Dios quiere que viváis en santidad, que nadie cometa inmoralidades sexuales 4y que cada uno sepa portarse con su propia esposa#4.4 Portarse con su propia esposa: lit. su vaso (o utensilio). Cf. 2 Co 4.7. Otra posible traducción de la frase sería: su propio cuerpo. (Cf. 1 P 3.7). de una manera santa y respetuosa, 5no con pasión y malos deseos como las gentes que no conocen a Dios. 6Que nadie abuse ni engañe en este asunto#4.6 En este asunto: esto es, en cuanto a la conducta sexual (vs. 4-5,7). Otra posible traducción: en los negocios. a su hermano, porque el Señor castiga duramente todas esas cosas, como ya os hemos advertido. 7Dios no nos ha llamado a vivir en impureza, sino en santidad. 8Así pues, el que desprecia estas enseñanzas no desprecia a ningún hombre, sino a Dios,#4.8 Lc 10.16. que os ha dado su Espíritu Santo.
9En cuanto al amor fraternal, no tengo necesidad de escribiros, porque Dios mismo os ha enseñado a amaros unos a otros, 10y así lo hacéis con todos los hermanos que viven en Macedonia.#4.10 Macedonia: región que incluía a Tesalónica (véase 1 Ts 1.1 nota a). Pero os rogamos, hermanos, que vuestro amor aumente todavía más. 11Procurad vivir tranquilos y ocupados en vuestros propios asuntos, trabajando con vuestras manos#4.11 La gran mayoría de los cristianos de Tesalónica eran trabajadores manuales, y quizás algunos de ellos eran esclavos. Pablo les había dado ejemplo de cómo trabajar honradamente (1 Ts 2.9; 2 Ts 3.8,12; cf. Ef 4.28). como os hemos encargado, 12para que os respeten los de fuera y no tengáis que depender de nadie.#4.12 No tengáis que depender de nadie: otra posible traducción: no tengáis necesidad de nada.
El regreso del Señor#4.13–5.11 Pablo anima o consuela (v. 18) a algunos de los cristianos que se preocupaban por sus seres queridos ya muertos, pensando que estos no podrían participar de los beneficios de la segunda venida de Cristo. En el cap. 5 se manifiesta que no es posible establecer fechas exactas para este acontecimiento (cf. Mt 24.36; Hch 1.6-7), y que lo importante es mantenernos despiertos (v. 6), o sea, en actitud de espera.
13Hermanos, no queremos que ignoréis lo que ocurre con los muertos. De este modo no os entristeceréis como los que no tienen esperanza. 14Así como creemos que Jesús murió y resucitó, así también creemos que Dios resucitará juntamente con Jesús a los que murieron creyendo en él.#4.14-17 Cf. Mt 24.30-31; Mc 13.26-27; 1 Co 15.21-22,51-52. Murieron: lit. durmieron, aquí y en 4.13,15; 5.10; véase Mt 9.24 n.
15Por esto os decimos, como enseñanza del Señor, que nosotros, los que quedemos vivos hasta el regreso del Señor, no nos adelantaremos a los que ya murieron. 16Porque se oirá una voz de mando, la voz de un arcángel#4.16 Arcángel: un ángel de orden superior. y el sonido de la trompeta de Dios, y el Señor mismo bajará del cielo. Los que murieron creyendo en Cristo resucitarán primero; 17después, los que estemos vivos seremos llevados juntamente con ellos en las nubes, para encontrarnos con el Señor en el aire, y así estaremos con el Señor para siempre. 18Animaos,#4.18 Animaos: palabra que en griego también significa consolaos (véase 2 Ts 2.17 n.). pues, unos a otros con estas palabras.