Paralelo
6
Cuarto signo (6,1–15)
La multiplicación de los panes
(Mt 14,13–21; Mc 6,34–44; Lc 9,10–17)
1Después de esto, Jesús pasó a la otra orilla del lago de Galilea (o de Tiberíades). 2Lo seguía mucha gente, porque veían los milagros que hacía con los enfermos. 3Jesús subió a un monte y se sentó allí con sus discípulos. 4Estaba próxima la Pascua, fiesta principal de los judíos. 5Al alzar Jesús la mirada y ver aquella gran multitud que acudía a él, dijo a Felipe:
— ¿Dónde podríamos comprar pan para que puedan comer todos estos?
6Dijo esto para ver su reacción, pues él ya sabía lo que iba a hacer. 7Felipe le respondió:
— Aunque se gastase uno el salario de más de medio año, no alcanzaría para que cada uno de estos probase un bocado.
8Otro de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, intervino diciendo:
9—Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es esto para tanta gente?
10Jesús dijo entonces:
— Haced que se sienten todos.
Se sentaron todos sobre la hierba, que era muy abundante en aquel lugar. Eran unos cinco mil hombres. 11Jesús tomó los panes y, después de dar gracias a Dios, los distribuyó entre los que estaban sentados. Y lo mismo hizo con los peces, hasta que se hartaron. 12Cuando quedaron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos:
— Recoged lo que ha sobrado, para que no se pierda nada.
13Lo hicieron así, y con lo que sobró a quienes comieron de los cinco panes de cebada, llenaron doce cestos. 14La gente, por su parte, al ver aquel milagro, comentaba:
— Este hombre tiene que ser el profeta que iba a venir al mundo.
15Se dio cuenta Jesús de que pretendían llevárselo para proclamarlo rey, y se retiró de nuevo al monte él solo.
Quinto signo (6,16–8,59)
Jesús camina sobre el agua
(Mt 14,22–27; Mc 6,45–52)
16A la caída de la tarde, los discípulos de Jesús bajaron al lago, 17subieron a una barca y emprendieron la travesía hacia Cafarnaún. Era ya de noche y Jesús aún no los había alcanzado. 18De pronto se levantó un viento fuerte que alborotó el lago. 19Habrían remado unos cinco o seis kilómetros, cuando vieron a Jesús que caminaba sobre el lago y se acercaba a la barca. Les entró mucho miedo, 20pero Jesús les dijo:
— Soy yo. No tengáis miedo.
21Entonces quisieron subirlo a bordo, pero en seguida la barca tocó tierra en el lugar al que se dirigían.
La gente busca a Jesús
22Al día siguiente, la gente que continuaba al otro lado del lago advirtió que allí solamente había estado atracada una barca y que Jesús no se había embarcado en ella con sus discípulos, sino que estos habían partido solos. 23Llegaron entre tanto de la ciudad de Tiberíades* unas barcas y atracaron cerca del lugar en que la gente había comido el pan cuando el Señor pronunció la acción de gracias. 24Al darse cuenta de que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, subieron a las barcas y se dirigieron a Cafarnaún en busca de Jesús.
Discurso sobre el pan de vida
25Los que buscaban a Jesús lo encontraron al otro lado y le preguntaron:
— Maestro, ¿cuándo llegaste aquí?
26Jesús les contestó:
— Estoy seguro de que me buscáis no por los milagros que habéis visto, sino porque comisteis pan hasta saciaros. 27Deberíais preocuparos no tanto por el alimento transitorio, cuanto por el duradero, el que da vida eterna. Este es el alimento que os dará el Hijo del hombre*, a quien Dios Padre ha acreditado con su sello.
28Ellos le preguntaron:
— ¿Qué debemos hacer para portarnos como Dios quiere?
29Jesús respondió:
— Lo que Dios espera de vosotros es que creáis en su enviado.
30Ellos replicaron:
— ¿Cuáles son tus credenciales para que creamos en ti? ¿Qué es lo que tú haces? 31Nuestros antepasados comieron el maná en el desierto, como dice la Escritura: Les dio a comer pan del cielo.
32Jesús les respondió:
— Yo os aseguro que no fue Moisés el que os dio pan del cielo. Mi Padre es quien os da el verdadero pan del cielo. 33El pan que Dios da, baja del cielo y da vida al mundo.
34Entonces le pidieron:
— Señor, danos siempre de ese pan.
35Jesús les contestó:
— Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí, jamás tendrá hambre; el que cree en mí, jamás tendrá sed. 36Pero vosotros, como ya os he dicho, no creéis a pesar de haber visto. 37Todo aquel que el Padre me confía vendrá a mí, y yo no rechazaré al que venga a mí. 38Porque yo he bajado del cielo, no para hacer lo que yo deseo, sino lo que desea el que me ha enviado. 39Y lo que desea el que me ha enviado es que yo no pierda a ninguno de los que él me ha confiado, sino que los resucite en el último día. 40Mi Padre quiere que todos los que vean al Hijo y crean en él, tengan vida eterna; yo, por mi parte, los resucitaré en el último día.
41Los judíos comenzaron a criticar a Jesús porque había dicho que él era «el pan que ha bajado del cielo». 42Decían:
— ¿No es este Jesús, el hijo de José? Conocemos a su padre y a su madre. ¿Cómo se atreve a decir que ha bajado del cielo?
43Jesús replicó:
— Dejad ya de criticar entre vosotros. 44Nadie puede creer en mí si no se lo concede el Padre que me envió; yo, por mi parte, lo resucitaré en el último día. 45En los libros proféticos está escrito: Todos serán adoctrinados por Dios. Todo el que escucha al Padre y recibe su enseñanza, cree en mí. 46Esto no significa que alguien haya visto al Padre. Solamente aquel que ha venido de Dios, ha visto al Padre. 47Os aseguro que quien cree, tiene vida eterna. 48Yo soy el pan de la vida. 49Vuestros antepasados comieron el maná en el desierto y, sin embargo, murieron. 50Este, en cambio, es el pan que ha bajado del cielo para que, quien lo coma, no muera. 51Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo voy a dar es mi carne, entregada para que el mundo tenga vida.
52Esto suscitó una fuerte discusión entre los judíos, que se preguntaban:
— ¿Cómo puede este darnos a comer su carne?
53Jesús les dijo:
— Os aseguro que, si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. 54El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. 55Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. 56El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. 57El Padre, que me ha enviado, posee la vida y yo vivo gracias a él; así también, el que me coma vivirá gracias a mí. 58Este es el pan que ha bajado del cielo, y que no es como el que comieron los antepasados y murieron; el que come de este pan vivirá para siempre.
59Todo esto lo enseñó Jesús en la sinagoga de Cafarnaún.
Palabras de vida eterna
60Al oír esto, muchos de los que seguían a Jesús dijeron:
— Esta enseñanza es inadmisible. ¿Quién puede aceptarla?
61Jesús se dio cuenta de que muchos de sus seguidores criticaban su enseñanza, y les dijo:
— ¿Se os hace duro aceptar esto? 62Pues ¿qué ocurriría si vieseis al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? 63Es el espíritu el que da vida; la carne no sirve para nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida. 64Pero algunos de vosotros no creen.
Es que Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién era el que lo iba a traicionar.
65Y añadió:
— Por eso os he dicho que nadie puede creer en mí si no se lo concede mi Padre.
66Desde entonces, muchos discípulos suyos se volvieron atrás y ya no andaban con él. 67Jesús preguntó a los Doce:
— ¿También vosotros queréis dejarme?
68Simón Pedro le respondió:
— Señor, ¿a quién iríamos? Solo tus palabras dan vida eterna. 69Nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios.
70Jesús replicó:
— ¿No os elegí yo a los Doce? Sin embargo, uno de vosotros es un diablo.
71Se refería a Judas, hijo de Simón Iscariote. Porque Judas, que era uno de los Doce, lo iba a traicionar.