Juan 14
PDT

Juan 14

14
Jesús consuela a sus seguidores
1»No se preocupen; confíen en Dios y confíen también en mí. 2Hay muchos lugares en la casa de mi Padre. Si no fuera así, se lo diría. Voy a prepararles un lugar, 3y si voy y preparo un lugar para ustedes, regresaré. Los llevaré conmigo para que estén donde estoy yo. 4Ustedes saben el camino para ir a donde yo voy.
5Tomás le dijo:
—Señor, nosotros no sabemos a dónde vas, ¿cómo vamos a saber el camino?
6Jesús le dijo:
—Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se llega al Padre. 7Si ustedes me conocieran, también conocerían al Padre. Ya lo conocen y lo han visto.
8Felipe le dijo:
—Señor, todo lo que pedimos es que nos muestres al Padre.
9Jesús le dijo:
—He estado con ustedes mucho tiempo, ¿y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Por qué pides que les muestre al Padre? 10¿Cierto que tú crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Lo que yo les digo no lo digo por mi propia cuenta. El Padre que está en mí hace sus propias obras. 11Créanme cuando les digo que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí; o por lo menos créanme por las obras mismas. 12Les digo la verdad: el que cree en mí también va a hacer las obras que yo hago. Y hará obras más grandes porque yo regreso al Padre. 13Todo lo que ustedes pidan en mi nombre, lo haré. Así la grandeza del Padre se mostrará a través del Hijo. 14Yo haré lo que pidan en mi nombre.
La promesa del Espíritu Santo
15»Si me aman, obedecerán mis mandamientos. 16Le pediré al Padre y les dará otro Consejero#14:16 Consejero o Consolador. Otro nombre que se le da al Espíritu Santo. Igual en 14:26; 15:26; 16:7. para que esté siempre con ustedes: 17El Consejero es el Espíritu de la verdad.#14:17 Espíritu de la verdad El Espíritu Santo. Él ayuda a los seguidores de Jesús para que entiendan la verdad de Dios. Ver también 15:26; 16:13. El mundo no lo puede recibir porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes lo conocen porque vive con ustedes y estará en ustedes.
18»No los dejaré huérfanos; volveré a ustedes. 19Dentro de poco, el mundo no me verá más, pero ustedes me verán. Ustedes vivirán porque yo vivo. 20Ese día, ustedes sabrán que yo estoy en el Padre, y que ustedes están en mí y yo en ustedes. 21El que realmente me ama conoce mis mandamientos y los obedece. Mi Padre amará al que me ame, y yo también lo amaré y me mostraré a él.
22Judas, no Judas Iscariote, le dijo:
—Señor, ¿por qué te vas a mostrar a nosotros y no al mundo?
23Jesús le contestó:
—El que me ama, obedecerá mis enseñanzas. Mi Padre lo amará, vendré a él y viviremos con él. 24El que no me ama, no obedecerá mis enseñanzas. Las enseñanzas que ustedes han escuchado no son mías, son del Padre que me envió.
25»Les digo esto mientras estoy con ustedes. 26Pero el Consejero, el Espíritu Santo que el Padre enviará en mi nombre, les enseñará y recordará todo lo que les dije.
27»Les dejo la paz. Es mi propia paz la que les doy, pero no se la doy como la da el mundo. No se preocupen ni tengan miedo. 28Me escucharon decir que me voy y que volveré a ustedes. Si de verdad me amaran, se habrían alegrado de que regreso al Padre, pues él es más importante que yo. 29Así que les digo esto ahora, para que cuando suceda, ustedes crean.
30»No estaré hablando mucho tiempo con ustedes porque viene el que manda en este mundo. Él no tiene ningún poder sobre mí, 31pero el mundo debe saber que amo a mi Padre y que hago lo que mi Padre me ordenó hacer.
»¡Levántense, vámonos de aquí!