San Juan 13
DHHDK

San Juan 13

13
II. JESÚS REGRESA AL PADRE. PASIÓN DE JESÚS#13.1—21.25 En 13.1 empieza la segunda parte del evangelio, que incluye la cena de despedida de Jesús con sus discípulos (caps. 13—17), su muerte (caps. 18—19) y su resurrección (caps. 20—21). Es característico de Jn el presentar la pasión como la hora del regreso al Padre y de la glorificación de Jesús (véase Introducción).
(13—21)
1. Cena de despedida con los discípulos
(13.1—17.26)
Jesús lava los pies de sus discípulos
1Era antes de la fiesta de la Pascua,#13.1 Pascua: Según Jn, la fiesta de la Pascua se celebra después de la muerte de Jesús. Cf. Jn 18.28; véanse también Jn 19.14 n. y 19.31 nota *. y Jesús sabía que había llegado la hora#13.1 Había llegado la hora: Véase Jn 2.4 nota *. de que él dejara este mundo para ir a reunirse con el Padre. Él siempre había amado a los suyos que estaban en el mundo, y así los amó hasta el fin.#13.1 Hasta el fin: es decir, hasta la muerte y hasta el grado máximo.
2-4El diablo ya había metido en el corazón de Judas, hijo de Simón Iscariote, la idea de traicionar a Jesús. Jesús sabía que había venido de Dios, que iba a volver a Dios#13.2-4 Jn 16.28. y que el Padre le había dado toda autoridad;#13.2-4 Jn 3.35; 10.18; cf. también Mt 11.27; 28.18; Lc 10.22. así que, mientras estaban cenando,#13.2-4 Aunque esta cena coincide en varios aspectos con la cena de Pascua narrada en los sinópticos (Mt 26.17-29 y paralelos), en Jn no tiene el carácter de cena de Pascua (véase 13.1 nota *). se levantó de la mesa, se quitó la capa y se ató una toalla a la cintura. 5Luego echó agua en una palangana y se puso a lavar los pies de los discípulos#13.5 Lavar los pies a su señor era oficio reservado a los esclavos no judíos. Cf. 1 S 25.41. y a secárselos con la toalla que llevaba a la cintura.
6Cuando iba a lavarle los pies a Simón Pedro, éste le dijo:
—Señor, ¿tú me vas a lavar los pies a mí?
7Jesús le contestó:
—Ahora no entiendes lo que estoy haciendo, pero después lo entenderás.
8Pedro le dijo:
—¡Jamás permitiré que me laves los pies!
Respondió Jesús:
—Si no te los lavo, no podrás ser de los míos.
9Simón Pedro le dijo:
—¡Entonces, Señor, no me laves solamente los pies, sino también las manos y la cabeza!#13.9 Sobre esta manera de hablar propia de Jesús, véase Jn 3.3-4 n.
10Pero Jesús le contestó:
—El que está recién bañado no necesita lavarse más que los pies,#13.10 Algunos mss. omiten más que los pies. porque está todo limpio. Y ustedes están limpios,#13.10 Jn 15.3. aunque no todos.
11Dijo: «No están limpios todos», porque sabía quién lo iba a traicionar.
12Después de lavarles los pies, Jesús volvió a ponerse la capa, se sentó otra vez a la mesa y les dijo:
—¿Entienden ustedes lo que les he hecho? 13Ustedes me llaman Maestro y Señor, y tienen razón, porque lo soy. 14Pues si yo, el Maestro y Señor, les he lavado a ustedes los pies, también ustedes deben lavarse los pies unos a otros.#13.14 Además del ejemplo de humildad y servicio fraterno (cf. 1 Ti 5.10), puede verse en este gesto una indicación simbólica de la humillación y entrega de Cristo hasta la muerte (cf. Flp 2.6-8). 15Yo les he dado un ejemplo, para que ustedes hagan lo mismo que yo les he hecho.#13.12-15 Mt 20.26-28; Mc 10.43-45; Lc 22.26-27; Flp 2.5-8; 1 P 2.21. 16Les aseguro que ningún servidor es más que su señor,#13.16 Mt 10.24; Lc 6.40; Jn 15.20. y que ningún enviado es más que el que lo envía. 17Si entienden estas cosas y las ponen en práctica, serán dichosos.
18»No estoy hablando de todos ustedes; yo sé quiénes son los que he escogido. Pero tiene que cumplirse lo que dice la Escritura: “El que come conmigo, se ha vuelto contra mí.”#13.18 Sal 41.10. 19Les digo esto de antemano para que, cuando suceda, ustedes crean que Yo Soy.#13.19 Yo Soy: Véase Jn 8.24 n. 20Les aseguro que el que recibe al que yo envío, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me ha enviado.#13.20 Mt 10.40; Mc 9.37; Lc 9.48; 10.16; Jn 12.44-45.
Jesús anuncia que Judas lo traicionará
(Mt 26.20-25; Mc 14.17-21; Lc 22.21-23)
21Después de decir esto, Jesús se sintió profundamente conmovido, y añadió con toda claridad:
—Les aseguro que uno de ustedes me va a traicionar.
22Los discípulos comenzaron entonces a mirarse unos a otros, sin saber de quién estaba hablando. 23Uno de ellos, a quién Jesús quería mucho,#13.23 El evangelio calla expresamente el nombre de este discípulo; cf. también 19.26; 20.2; 21.7,20. Véase Introducción. estaba junto a él,#13.23 Junto a él: lit. en su pecho. En las comidas más solemnes, los comensales se recostaban sobre divanes, apoyados sobre un brazo. Estar «en el pecho» de alguien era estar a su lado, de tal manera que permitía a las dos personas conversar. mientras cenaban, 24y Simón Pedro le dijo por señas que le preguntara de quién estaba hablando. 25Él, acercándose más a Jesús, le preguntó:
—Señor, ¿quién es?
26Jesús le contestó:
—Voy a mojar un pedazo de pan, y a quien se lo dé, ése es.
En seguida mojó un pedazo de pan y se lo dio a Judas, hijo de Simón Iscariote. 27Y tan pronto como Judas recibió el pan, Satanás entró en su corazón. Jesús le dijo:
—Lo que vas a hacer, hazlo pronto.
28Pero ninguno de los que estaban cenando a la mesa entendió por qué le decía eso. 29Como Judas era el encargado de la bolsa del dinero, algunos pensaron que Jesús le quería decir que comprara algo para la fiesta, o que diera algo a los pobres.
30Una vez que Judas hubo recibido el pan, salió. Ya era de noche.
El nuevo mandamiento
31Después que Judas hubo salido, Jesús dijo:
—Ahora se muestra la gloria del Hijo del hombre,#13.31 Jn 12.23. y la gloria de Dios se muestra en él.#13.31 Gloria: Véase Jn 1.14 nota *. 32Y si el Hijo del hombre muestra la gloria de Dios, también Dios mostrará la gloria de él; y lo hará pronto. 33Hijitos míos, ya no estaré con ustedes mucho tiempo. Ustedes me buscarán, pero lo mismo que les dije a los judíos les digo ahora a ustedes: No podrán ir a donde yo voy.#13.33 Jn 7.34; 8.21. 34Les doy este mandamiento nuevo: Que se amen los unos a los otros. Así como yo los amo a ustedes,#13.34 Jn 15.12,17; cf. 1 Jn 2.8; 3.23; 2 Jn 5. El mandamiento de amar al prójimo ya estaba en la ley (Lv 19.18), pero Jesús le da un nuevo significado al decir como yo los amo a ustedes; cf. Jn 13.1; 15.12. Este amor caracteriza a la comunidad de los creyentes. así deben amarse ustedes los unos a los otros. 35Si se aman los unos a los otros, todo el mundo se dará cuenta de que son discípulos míos.#13.35 1 Jn 3.14.
Jesús anuncia que Pedro lo negará
(Mt 26.31-35; Mc 14.27-31; Lc 22.31-34)
36Simón Pedro le preguntó a Jesús:
—Señor, ¿a dónde vas?
—A donde yo voy —le contestó Jesús—, no puedes seguirme ahora; pero me seguirás después.#13.36 Jn 21.18-19.
37Pedro le dijo:
—Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? ¡Estoy dispuesto a dar mi vida por ti!
38Jesús le respondió:
—¿De veras estás dispuesto a dar tu vida por mí? Pues te aseguro que antes que cante el gallo, me negarás tres veces.#13.38 Jn 18.17-18,25-27. Cf. Mt 26.75.

Texto Bíblico: Dios habla hoy © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1994.


Aprende más sobre Dios Habla Hoy DK