Job 22
NTV

Job 22

22
Tercera respuesta de Elifaz a Job
1Entonces Elifaz el temanita respondió:
2«¿Puede una persona hacer algo para ayudar a Dios?
¿Puede aun el sabio ser de ayuda para él?
3¿Saca algún provecho el Todopoderoso con que tú seas justo?
Y si fueras perfecto, ¿le sería de beneficio?
4¿Acaso él te acusa y trae juicio contra ti
porque eres tan piadoso?
5¡No! ¡Se debe a tu maldad!
¡Tus pecados no tienen límite!
6»Por ejemplo, debes haber prestado dinero a tu amigo
y le exigiste alguna prenda como garantía.
Sí, lo dejaste desnudo.
7Debes haber negado agua a quien tenía sed
y comida al hambriento.
8Probablemente pienses que la tierra le pertenece a los poderosos,
¡y que solo los privilegiados tienen derecho a ella!
9Debes haber despedido a las viudas con las manos vacías
y acabado con las esperanzas de los huérfanos.
10Por eso estás rodeado de trampas
y tiemblas de temores repentinos.
11Por eso no puedes ver en la oscuridad
y olas de agua te cubren.
12»Dios es grande, más alto que los cielos,
está por encima de las estrellas más lejanas;
13pero tú respondes: “¡Por eso Dios no puede ver lo que hago!
¿Cómo puede juzgar a través de las densas tinieblas?
14Pues densas nubes se arremolinan a su alrededor y no puede vernos.
Él está allá arriba, caminando en la bóveda del cielo”.
15»¿Seguirás en las antiguas sendas
por donde anduvieron los malvados?
16Ellos fueron cortados en la flor de la vida,
los cimientos de su vida arrasados como por un río.
17Pues dijeron a Dios: “¡Déjanos en paz!
¿Qué puede hacernos el Todopoderoso?”.
18Sin embargo, él era quien llenaba sus hogares de cosas buenas;
así que yo no tendré nada que ver con esa forma de pensar.
19»Los justos se alegrarán al ver la destrucción de los malvados,
y los inocentes se reirán con desprecio.
20Dirán: “Miren cómo han sido destruidos nuestros enemigos;
los últimos fueron consumidos en el fuego”.
21»Sométete a Dios y tendrás paz,
entonces te irá bien.
22Escucha las instrucciones de Dios
y guárdalas en tu corazón.
23Si te vuelves al Todopoderoso, serás restaurado,
por lo tanto, limpia tu vida.
24Si renuncias a tu codicia del dinero
y arrojas tu precioso oro al río,
25el Todopoderoso será tu tesoro.
¡Él será tu plata preciosa!
26»Entonces te deleitarás en el Todopoderoso
y levantarás tu mirada a Dios.
27Orarás a él, y te escuchará,
y cumplirás los votos que le hiciste.
28Prosperarás en todo lo que decidas hacer
y la luz brillará delante de ti en el camino.
29Si la gente tiene problemas y tú dices: “Ayúdalos”,
Dios los salvará.
30Hasta los pecadores serán rescatados;
serán rescatados porque tienes las manos puras».

Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.


Aprende más sobre Nueva Traducción Viviente