Hechos 20
NTV
20
Pablo viaja a Macedonia y a Grecia
1Cuando se acabó el alboroto, Pablo mandó llamar a los creyentes#20:1 En griego discípulos. y los alentó. Después se despidió y viajó a Macedonia. 2Mientras estuvo allí, animó a los creyentes en cada pueblo que atravesó. Luego descendió a Grecia, 3donde se quedó tres meses. Se preparaba para regresar en barco a Siria cuando descubrió que unos judíos tramaban una conspiración contra su vida; entonces decidió regresar por Macedonia.
4Varios hombres viajaban con él. Sus nombres eran Sópater, hijo de Pirro, de Berea; Aristarco y Segundo, de Tesalónica; Gayo, de Derbe; Timoteo; también Tíquico y Trófimo, de la provincia de Asia. 5Ellos se adelantaron y nos esperaron en Troas. 6Finalizada la Pascua,#20:6 En griego los días de los panes sin levadura. subimos a un barco en Filipos de Macedonia y, cinco días después, nos reencontramos con ellos en Troas, donde nos quedamos una semana.
Última visita de Pablo a Troas
7El primer día de la semana, nos reunimos con los creyentes locales para participar de la Cena del Señor.#20:7 En griego para partir el pan. Pablo les estaba predicando y, como iba a viajar el día siguiente, siguió hablando hasta la medianoche. 8El cuarto de la planta alta, donde nos reuníamos, estaba iluminado con muchas lámparas que titilaban. 9Como Pablo hablaba y hablaba, a un joven llamado Eutico, que estaba sentado en el borde de la ventana, le dio mucho sueño. Finalmente se quedó profundamente dormido y se cayó desde el tercer piso y murió. 10Pablo bajó, se inclinó sobre él y lo tomó en sus brazos. «No se preocupen —les dijo—, ¡está vivo!». 11Entonces todos regresaron al cuarto de arriba, participaron de la Cena del Señor#20:11 En griego partieron el pan. y comieron juntos. Pablo siguió hablándoles hasta el amanecer y luego se fue. 12Mientras tanto, llevaron al joven a su casa vivo y sano, y todos sintieron un gran alivio.
Pablo se reúne con los ancianos de Éfeso
13Pablo viajó por tierra hasta Asón, donde había arreglado que nos encontráramos con él, y nosotros viajamos por barco. 14Allí él se unió a nosotros, y juntos navegamos a Mitilene. 15Al otro día, navegamos frente a la isla de Quío. Al día siguiente, cruzamos hasta la isla de Samos y,#20:15 Algunos manuscritos dicen y, habiéndonos quedado en Trogilio. un día después, llegamos a Mileto.
16Pablo había decidido navegar sin detenerse en Éfeso porque no quería pasar más tiempo en la provincia de Asia. Se apresuraba a llegar a Jerusalén, de ser posible, para el Festival de Pentecostés. 17Cuando llegamos a Mileto, Pablo envió un mensaje a los ancianos de la iglesia de Éfeso para pedirles que vinieran a su encuentro.
18Cuando llegaron, Pablo declaró: «Ustedes saben que desde el día que pisé la provincia de Asia hasta ahora, 19he hecho el trabajo del Señor con humildad y con muchas lágrimas. He soportado las pruebas que me vinieron como consecuencia de las conspiraciones de los judíos. 20Nunca me eché para atrás a la hora de decirles lo que necesitaban oír, ya fuera en público o en sus casas. 21He tenido un solo mensaje para los judíos y los griegos por igual: la necesidad de arrepentirse del pecado, de volver a Dios y de tener fe en nuestro Señor Jesús.
22»Ahora estoy obligado por el Espíritu#20:22 O por mi espíritu, o por una convicción interna; en griego dice por el espíritu. a ir a Jerusalén. No sé lo que me espera allí, 23solo que el Espíritu Santo me dice en ciudad tras ciudad que me esperan cárcel y sufrimiento; 24pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús, la tarea de contarles a otros la Buena Noticia acerca de la maravillosa gracia de Dios.
25»Y ahora sé que ninguno de ustedes, a quienes les he predicado del reino, volverá a verme. 26Declaro hoy que he sido fiel. Si alguien sufre la muerte eterna, no será mi culpa,#20:26 En griego Soy inocente de la sangre de todos. 27porque no me eché para atrás a la hora de declarar todo lo que Dios quiere que ustedes sepan.
28»Entonces cuídense a sí mismos y cuiden al pueblo de Dios. Alimenten y pastoreen al rebaño de Dios —su iglesia, comprada con su propia sangre#20:28a O con la sangre de su propio [Hijo].— sobre quien el Espíritu Santo los ha designado líderes.#20:28b O supervisores, u obispos. 29Sé que, después de mi salida, vendrán en medio de ustedes falsos maestros como lobos rapaces y no perdonarán al rebaño. 30Incluso algunos hombres de su propio grupo se levantarán y distorsionarán la verdad para poder juntar seguidores. 31¡Cuidado! Recuerden los tres años que pasé con ustedes —de día y de noche mi constante atención y cuidado— así como mis muchas lágrimas por cada uno de ustedes.
32»Y ahora los encomiendo a Dios y al mensaje de su gracia, que tiene poder para edificarlos y darles una herencia junto con todos los que él ha consagrado para sí mismo.
33»Yo nunca he codiciado la plata ni el oro ni la ropa de nadie. 34Ustedes saben que mis dos manos han trabajado para satisfacer mis propias necesidades e incluso las necesidades de los que estuvieron conmigo. 35Y he sido un ejemplo constante de cómo pueden ayudar con trabajo y esfuerzo a los que están en necesidad. Deben recordar las palabras del Señor Jesús: “Hay más bendición en dar que en recibir”».
36Cuando Pablo terminó de hablar, se arrodilló y oró con ellos. 37Todos lloraban mientras lo abrazaban y le daban besos de despedida. 38Estaban tristes principalmente porque les había dicho que nunca más volverían a verlo. Luego lo acompañaron hasta el barco.

Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.

Aprende más sobre Nueva Traducción Viviente