16
La señal de Jonás
(Mr 8:11–13; Lc 12:54–56)
1Los fariseos y los saduceos se acercaron a Jesús porque querían ponerlo a prueba. Le pidieron que hiciera un milagro para demostrar que era enviado de Dios.
2Jesús les contestó: «Por la tarde, ustedes dicen: “Va a hacer buen clima porque el cielo está rojo”. 3Y por la mañana dicen: “Hoy va a ser un día lluvioso porque el cielo está oscuro y rojo”. Ustedes ven el aspecto del cielo y saben lo que significan, ¿pero no son capaces de saber el significado de las señales de los tiempos en que estamos viviendo? 4Esta generación mala e infiel pide una señal milagrosa, pero no se le va a dar ninguna señal, solamente la que se le dio a Jonás#16:4 Jonás Los tres días que Jonás pasó en el estómago de un pez muy grande son como los tres días que Jesús estuvo en el sepulcro.». Entonces los dejó y se fue.
La levadura de los líderes religiosos
(Mr 8:14–21)
5Jesús y sus seguidores se fueron al otro lado del lago, pero los seguidores se olvidaron de llevar pan. 6Entonces Jesús les dijo:
—¡Tengan cuidado! Protéjanse de la levadura de los fariseos y los saduceos.
7Ellos empezaron a discutir el significado de esto y decían:
—Tal vez él dijo esto porque no trajimos pan.
8Jesús sabía de qué estaban hablando y les dijo:
—Hombres de poca fe, ¿por qué discuten entre ustedes por no tener pan? 9¿Todavía no han entendido? ¿No se acuerdan de los cinco panes que se les dieron a las cinco mil personas? ¿Tampoco se acuerdan de que ustedes llenaron varias canastas con lo que sobró? 10¿O no se acuerdan de los siete panes con los que se alimentaron siete mil personas? ¿No recuerdan todas las canastas que llenaron con lo que sobró? 11Yo no estaba hablando del pan, ¿por qué no lo entienden? Lo que les estoy diciendo es que deben cuidarse de la levadura de los fariseos y los saduceos.
12Entonces entendieron que Jesús no les estaba diciendo que se cuidaran de la levadura que se usa para el pan, sino que se cuidaran de las enseñanzas de los fariseos y los saduceos.
Pedro dice que Jesús es el Mesías
(Mr 8:27–30; Lc 9:18–21)
13Cuando Jesús vino a la región de Cesarea de Filipo, les preguntó a sus seguidores:
—¿Quién dice la gente que soy yo, el Hijo del hombre?
14Ellos contestaron:
—Algunos creen que eres Juan el Bautista, otros dicen que eres Elías y otros que eres Jeremías o uno de los profetas.
15Jesús les dijo:
—Y ustedes, ¿quién creen que soy yo?
16Simón Pedro le respondió:
—Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente.
17Jesús le dijo:
—Simón, hijo de Jonás, qué afortunado eres porque no fue un ser humano el que te lo reveló, sino mi Padre que está en el cielo. 18También te digo que tú eres Pedro, y construiré mi iglesia sobre esta roca.#16:18 Pedro […] esta roca Pedro significa roca. Era la forma griega del nombre arameo Cefas. Tanto en las Escrituras (Is 51:1,2), como en la tradición judía, Abraham era comparado con una roca que Dios podía usar para «construir» su pueblo. Así que aquí Jesús implica que Pedro es como Abraham. Tal como Dios honró a Abraham por su fe, Jesús honra a Pedro por su expresión audaz de fe. Las fuerzas de la muerte#16:18 Las fuerzas de la muerte Textualmente Las puertas del Hades. Ver Hades en el vocabulario. no la derrotarán. 19Te daré las llaves del reino de Dios. Si tú juzgas a alguien aquí en la tierra, Dios ya lo habrá juzgado en el cielo. A quien perdones aquí en la tierra, Dios también lo habrá perdonado en el cielo.#16:19 Si tú juzgas […] el cielo Textualmente Lo que ates en la tierra, también será atado en el cielo. Lo que desates en la tierra también será desatado en el cielo.
20Entonces Jesús les advirtió a sus seguidores que no dijeran a nadie que él era el Mesías.
Jesús habla de su muerte
(Mr 8:31–9:1; Lc 9:22–27)
21Desde entonces, Jesús comenzó a explicarles a sus seguidores que tendría que ir a Jerusalén, y que los ancianos líderes, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley lo harían sufrir mucho. Tendría que morir, pero a los tres días resucitaría. 22Entonces Pedro se lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo:
—Señor, Dios tenga compasión de ti. ¡Que nunca te suceda eso!
23Jesús se volvió y le dijo a Pedro:
—¡Largo de aquí, Satanás#16:23 Satanás Significa el enemigo. Jesús quiere decir que Pedro estaba hablando como Satanás.! ¡Me estás estorbando! A ti no te preocupan las cosas de Dios, sino las de la gente.
24Entonces Jesús les dijo a sus seguidores:
—Si alguien quiere ser mi seguidor, tiene que renunciar a sí mismo, aceptar la cruz que se le da y seguirme. 25Pues el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mi causa, la encontrará. 26De nada vale tener todo el mundo y perder la vida. Nadie puede pagar lo suficiente para recuperar su vida. 27Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles y entonces dará a cada cual la recompensa que merece por lo que haya hecho. 28Les digo la verdad: algunos de los que están aquí no morirán sin antes de ver al Hijo del hombre venir en su reino.
Loading reference in secondary version...