Hebreos 10 NTV [abbreviation] brought to you by [publisher] Learn more

Devotional

Versions

Cancel
 
10
El sacrificio de Cristo, una vez y para siempre
1El sistema antiguo bajo la ley de Moisés era solo una sombra —un tenue anticipo de las cosas buenas por venir— no las cosas buenas en sí mismas. Bajo aquel sistema se repetían los sacrificios una y otra vez, año tras año, pero nunca pudieron limpiar por completo a quienes venían a adorar. 2Si los sacrificios hubieran podido limpiar por completo, entonces habrían dejado de ofrecerlos, porque los adoradores se habrían purificado una sola vez y para siempre, y habrían desaparecido los sentimientos de culpa.
3Pero en realidad, esos sacrificios les recordaban sus pecados año tras año. 4Pues no es posible que la sangre de los toros y las cabras quite los pecados. 5Por eso, cuando Cristo#10:5  En griego él; también en 10:8. vino al mundo, le dijo a Dios:
«Tú no quisiste sacrificios de animales ni ofrendas por el pecado.
Pero me has dado un cuerpo para ofrecer.
6No te agradaron las ofrendas quemadas
ni otras ofrendas por el pecado.
7Luego dije: “Aquí estoy, oh Dios, he venido a hacer tu voluntad
como está escrito acerca de mí en las Escrituras”»#10:5-7  Sal 40:6-8 (versión griega)..
8Primero, Cristo dijo: «No quisiste sacrificios de animales ni ofrendas por el pecado; ni ofrendas quemadas ni otras ofrendas por el pecado. Todas esas ofrendas tampoco te agradaron» (aun cuando la ley de Moisés las exige). 9Luego dijo: «Aquí estoy, he venido a hacer tu voluntad». Él anula el primer pacto para que el segundo entre en vigencia. 10Pues la voluntad de Dios fue que el sacrificio del cuerpo de Jesucristo nos hiciera santos, una vez y para siempre.
11Bajo el antiguo pacto, el sacerdote oficia de pie delante del altar día tras día, ofreciendo los mismos sacrificios una y otra vez, los cuales nunca pueden quitar los pecados; 12pero nuestro Sumo Sacerdote se ofreció a sí mismo a Dios como un solo sacrificio por los pecados, válido para siempre. Luego se sentó en el lugar de honor, a la derecha de Dios. 13Allí espera hasta que sus enemigos sean humillados y puestos por debajo de sus pies. 14Pues mediante esa única ofrenda, él perfeccionó para siempre a los que está haciendo santos.
15Y el Espíritu Santo también da testimonio de que es verdad, pues dice:
16«Este es el nuevo pacto que haré
con mi pueblo en aquel día#10:16a  En griego después de aquellos días. —dice el Señor—:
Pondré mis leyes en su corazón
y las escribiré en su mente»#10:16b  Jr 31:33a..
17Después dice:
«Nunca más me acordaré
de sus pecados y sus transgresiones»#10:17  Jr 31:34b..
18Y cuando los pecados han sido perdonados, ya no hace falta ofrecer más sacrificios.
Un llamado a permanecer firmes
19Así que, amados hermanos, podemos entrar con valentía en el Lugar Santísimo del cielo por causa de la sangre de Jesús. 20Por su muerte,#10:20  En griego Mediante su carne. Jesús abrió un nuevo camino —un camino que da vida— a través de la cortina al Lugar Santísimo. 21Ya que tenemos un gran Sumo Sacerdote que gobierna la casa de Dios, 22entremos directamente a la presencia de Dios con corazón sincero y con plena confianza en él. Pues nuestra conciencia culpable ha sido rociada con la sangre de Cristo a fin de purificarnos, y nuestro cuerpo ha sido lavado con agua pura.
23Mantengámonos firmes sin titubear en la esperanza que afirmamos, porque se puede confiar en que Dios cumplirá su promesa. 24Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones. 25Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca.
26Queridos amigos, si seguimos pecando a propósito después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio que cubra esos pecados. 27Solo queda la terrible expectativa del juicio de Dios y el fuego violento que consumirá a sus enemigos. 28Pues todo el que rehusaba obedecer la ley de Moisés era ejecutado sin compasión por el testimonio de dos o tres testigos. 29Piensen, pues, cuánto mayor será el castigo para quienes han pisoteado al Hijo de Dios y han considerado la sangre del pacto —la cual nos hizo santos— como si fuera algo vulgar e inmundo, y han insultado y despreciado al Espíritu Santo que nos trae la misericordia de Dios. 30Pues conocemos al que dijo:
«Yo tomaré venganza.
Yo les pagaré lo que se merecen»#10:30a  Dt 32:35..
También dijo:
«El Señor juzgará a su propio pueblo»#10:30b  Dt 32:36..
31¡Es algo aterrador caer en manos del Dios vivo!
32Acuérdense de los primeros tiempos, cuando recién aprendían acerca de Cristo.#10:32  En griego cuando fueron iluminados por primera vez. Recuerden cómo permanecieron fieles aunque tuvieron que soportar terrible sufrimiento. 33Algunas veces los ponían en ridículo públicamente y los golpeaban, otras veces ustedes ayudaban a los que pasaban por lo mismo. 34Sufrieron junto con los que fueron metidos en la cárcel y, cuando a ustedes les quitaron todos sus bienes, lo aceptaron con alegría. Sabían que en el futuro les esperaban cosas mejores, que durarán para siempre.
35Por lo tanto, no desechen la firme confianza que tienen en el Señor. ¡Tengan presente la gran recompensa que les traerá! 36Perseverar con paciencia es lo que necesitan ahora para seguir haciendo la voluntad de Dios. Entonces recibirán todo lo que él ha prometido.
37«Pues, dentro de muy poco tiempo,
aquel que viene vendrá sin demorarse.
38Mis justos vivirán por la fe.#10:38  O mis justos vivirán por su fidelidad; en griego dice mi justo vivirá por fe.
Pero no me agradará aquel que se aparte de mí»#10:37-38  Ha 2:3-4..
39Pero nosotros no somos de los que se apartan de Dios hacia su propia destrucción. Somos los fieles, y nuestras almas serán salvas.