Versions

Cancel
 
1
1El año segundo del rey Darío, en el mes sexto, el día primero del mes, vino la palabra del Señor por medio del profeta Hageo a Zorobabel, hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y al sumo sacerdote Josué, hijo de Josadac, diciendo: 2Así dice el Señor de los ejércitos: "Este pueblo dice: 'No ha llegado el tiempo, el tiempo de que la casa del Señor sea reedificada.'" 3Entonces vino la palabra del Señor por medio del profeta Hageo, diciendo: 4¿Es acaso tiempo para que vosotros habitéis en vuestras casas artesonadas mientras esta casa está desolada? 5Ahora pues, así dice el Señor de los ejércitos: Considerad bien vuestros caminos. 6Sembráis mucho, pero recogéis poco; coméis, pero no hay suficiente para que os saciéis; bebéis, pero no hay suficiente para que os embriaguéis; os vestís, pero nadie se calienta; y el que recibe salario, recibe salario en bolsa rota.
7Así dice el Señor de los ejércitos: Considerad bien vuestros caminos. 8Subid al monte, traed madera y reedificad el templo, para que me agrade de él y yo sea glorificado--dice el Señor. 9Esperáis mucho, pero he aquí, hay poco; y lo que traéis a casa, yo lo aviento. ¿Por qué?--declara el Señor de los ejércitos--. Por causa de mi casa que está desolada, mientras cada uno de vosotros corre a su casa. 10Por tanto, por causa vuestra, los cielos han retenido su rocío y la tierra ha retenido su fruto. 11Y llamé a la sequía sobre la tierra, sobre los montes, sobre el trigo, sobre el mosto, sobre el aceite, sobre lo que produce la tierra, sobre los hombres, sobre el ganado y sobre todo el trabajo de vuestras manos.
12Y Zorobabel, hijo de Salatiel, el sumo sacerdote Josué, hijo de Josadac, y todo el remanente del pueblo, obedecieron la voz del Señor su Dios y las palabras del profeta Hageo, como el Señor su Dios le había mandado. Y temió el pueblo delante del Señor. 13Entonces Hageo, mensajero del Señor, por mandato del Señor, habló al pueblo, diciendo: Yo estoy con vosotros--declara el Señor. 14Y despertó el Señor el espíritu de Zorobabel, hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y el espíritu del sumo sacerdote Josué, hijo de Josadac, y el espíritu de todo el remanente del pueblo. Y vinieron y comenzaron la obra en la casa del Señor de los ejércitos, su Dios, 15el día veinticuatro del mes sexto, en el año segundo del rey Darío.