5
El amado
1Aquí estoy en mi huerto, amada mía, novia mía. Reúno la mirra con las especias mías y como mi panal con la miel. Bebo mi vino con mi leche.
El coro
¡Oh, amado y amada, coman y beban! ¡Sí, beban hasta saciarse!
La amada
2Cierta noche, mientras dormía, se me despertó en sueños el corazón. Oí la voz de mi amado; ¡llamaba a la puerta de mi recámara! «Ábreme, amada mía; amor mío, mi linda paloma, decía, pues mi cabeza está empapada de rocío; la humedad de la noche corre por mi cabello».
3 Pero yo le dije: Ya me desvestí. ¿Me visto otra vez? Ya me lavé los pies; ¿me los vuelvo a ensuciar?
4 Mi amado trataba de abrir el cerrojo de la puerta, y mi corazón se estremeció. 5Salté para abrirle; mis manos destilaban perfume y mis dedos preciosa mirra cuando empujé el cerrojo. 6Le abrí a mi amado, pero ya no estaba. El corazón se me detuvo. Lo busqué y no pude hallarlo en ninguna parte. Lo llamé, pero no hubo respuesta. 7Los centinelas me encontraron mientras rondaban la ciudad, me golpearon y me hirieron. Los vigilantes de la torre me arrancaron el velo. 8 Les ruego, mujeres de Jerusalén, que si encuentran a mi amado, le digan que me muero de amor.
El coro
9Dinos, bella entre las mujeres, ¿en qué aventaja tu amado a otros hombres, para que así nos ruegues?
La amada
10Mi amado es bronceado y hermoso, el mejor entre diez mil. 11Su cabeza es oro finísimo, y tiene el cabello negro y ondulado. 12Sus ojos son perfectos; parecen palomas que se bañan en un estanque de leche. 13Sus mejillas son como lecho de dulce bálsamo, como cultivos de aromáticas hierbas. Perfumados lirios son sus labios, como mirra es su aliento. 14Barras de oro incrustadas de topacio son sus brazos; su cuerpo es marfil reluciente incrustado de zafiro. 15Sus piernas, como columnas de mármol asentadas en bases de oro finísimo, fuerte como cedro del Líbano; él es sin par. 16Su boca es dulcísima, él es todo un amor. Así, oh mujeres de Jerusalén, es mi amado, ¡así es mi amor!
Loading reference in secondary version...
Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®