57
1Al director musical. Sígase la tonada de «No destruyas». Mictam de David, cuando David huía de Saúl y estaba en una cueva.
¡Ten compasión de mí, oh Dios, ten compasión de mí; pues en ti confío! Bajo la sombra de tus alas me esconderé hasta que pase la tormenta. 2Clamaré al Dios Altísimo, al Dios que cumple en mí su propósito. 3De lo alto enviará ayuda para salvarme, me librará de aquellos que quieren atraparme. Dios enviará su amor y su verdad. 4Estoy rodeado de leones feroces; de hombres devoradores que tienen dientes como agudas lanzas y flechas; tienen lenguas como espadas. 5SEÑOR, ¡que seas exaltado por sobre los más altos cielos! Que tu gloria resplandezca sobre la tierra. 6Mis enemigos me han armado una trampa. Mi ánimo quedó abatido. Han cavado un hoyo en el camino, pero, ellos mismos han caído dentro.
7Dios mío, tengo el corazón tranquilo y confiado. Con razón puedo cantar tus alabanzas. 8¡Despierta, alma mía! ¡Despierten, arpa y lira! Haré despertar con mis cantos al amanecer. 9Públicamente te expresaré mi gratitud por toda la tierra. Cantaré tus alabanzas entre las naciones. 10Amplios como los cielos son tu bondad y tu amor. Tu fidelidad llega hasta el cielo.
11Que seas exaltado, oh Dios, sobre los cielos. Que tu gloria brille por toda la tierra.
Loading reference in secondary version...
Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®