1
1 Estas son las visiones que Dios le dio a Nahúm, que vivió en Elcós, acerca de la inminente destrucción de Nínive.
Manifestación del SEÑOR
2El SEÑOR es celoso con todos los que ama y por eso castiga a los que les causan daño y destruye a sus enemigos con furor. 3El SEÑOR no se enoja fácilmente, pero cuando está airado, su poder supera todo lo imaginable y no considera inocente al culpable. Él muestra su poder también en la naturaleza, como cuando camina sobre el ciclón y la tormenta, y está tan alto que podemos imaginar que las nubes son el polvo de sus pies. 4Es capaz de secar el mar cuando lanza su potente voz, así como el río puede quedar como arena seca. Cuando él se manifiesta las praderas de Basán y del monte Carmelo se marchitan y la vegetación del Líbano desaparece. 5Ante su presencia tiemblan los montes y se derriten las colinas; la tierra tiembla y los pueblos son destruidos.
6¿Quién puede permanecer en pie ante la cólera de Dios? Su enojo es como el ardor del fuego, que es capaz de arrasar con todo lo que se ponga a su paso; hasta las montañas tiemblan cuando Dios da rienda suelta a su enojo.
Destrucción de Nínive
7Pero el SEÑOR es bueno. Cuando llegan la angustia y la desesperación él es el mejor refugio. Protege a todos los que en él ponen su confianza; él conoce bien a los que le son fieles. 8Pero también arrasa a sus enemigos como torrente que se desborda. ¡Hasta de noche perseguirá a sus enemigos!
9Gente, ¿qué están pensando, que se atreven a desafiar al SEÑOR? ¡Él los destruirá de un solo golpe! ¡Ustedes no tendrán una segunda oportunidad! 10El SEÑOR arroja a sus enemigos en el fuego como si fueran espinos; entonces ellos arden como si fueran paja. 11Nínive, de ti ha salido el malvado consejero que se atreve a imaginar que puede hacerle daño al SEÑOR.
Liberación del opresor
12Así ha dicho el SEÑOR: «¡Aunque los asirios sean muy fuertes y numerosos, los voy a destruir por completo! Y a ti, Judá, pueblo mío, que te he castigado mucho, ya no te castigaré más. 13Ahora romperé tus cadenas y te libraré de la esclavitud de este rey asirio». 14Pero acerca de ti, Nínive, el SEÑOR ha dicho: «He decidido el fin de tu dinastía real; los descendientes de tus reyes no se sentarán jamás sobre tu trono. Y yo destruiré tus dioses y tus templos, y te sepultaré, porque te has aferrado a la maldad».
Anuncio de la victoria sobre Nínive
15¡Miren! Mensajeros descienden de las montañas trayendo buenas noticias: «Los invasores han sido derrotados y hemos sido salvados». ¡Judá, celebra un día de acción de gracias y ríndele un homenaje al SEÑOR como prometiste, porque nunca más volverás a ser atacada por Nínive! ¡Ha sido destruida para siempre! ¡Jamás la volveremos a ver!
Loading reference in secondary version...
Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®