2
Nacimiento de Jesús
1Por aquellos días, César Augusto mandó que se hiciera un censo en todo el imperio romano. 2Este primer censo se hizo cuando Cirenio era gobernador de Siria.
3Todos tenían que ir a su pueblo de origen para inscribirse. 4También José, que era descendiente del rey David, tuvo que ir de Nazaret, que era una ciudad de la región de Galilea, a Belén, que estaba en Judea. Esa era la ciudad de David, 5y José fue allí para inscribirse junto con María, su esposa, que estaba embarazada.
6Mientras estaban en Belén, a ella le llegó el tiempo, 7y dio a luz a su primer hijo. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no habían encontrado lugar para ellos en la posada.
Los pastores y los ángeles
8Por aquella misma región había unos pastores que pasaban la noche en el campo cuidando a sus ovejas. 9De pronto, un ángel del Señor se les apareció y la gloria del Señor brilló y los envolvió. Los pastores se llenaron de miedo. 10Pero el ángel les dijo: «¡No tengan miedo! Les traigo buenas noticias que van a llenar de alegría a todo el pueblo: 11Hoy ha nacido, en la ciudad de David, su Salvador, que es Cristo el Señor. 12Se darán cuenta de que es él, porque lo encontrarán envuelto en pañales y acostado en un pesebre».
13De repente aparecieron muchos ángeles del cielo que alababan a Dios y decían:
14«Gloria a Dios en las alturas,
y paz en la tierra para los que gozan de su buena voluntad».
15Cuando los ángeles volvieron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: «Vamos a Belén, a ver esto que ha pasado y que el Señor nos ha anunciado».
16Fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. 17Cuando lo vieron, contaron lo que les habían dicho acerca del niño.
18Todos los que oyeron se quedaron asombrados de lo que decían los pastores. 19Pero María guardaba todas estas cosas en su corazón y no dejaba de pensar en ellas.
20Los pastores regresaron dando la gloria a Dios y alabándolo por lo que habían visto y oído. Todo sucedió tal como se les había dicho.
Presentación de Jesús en el templo
21Ocho días más tarde fueron a circuncidar al niño, y le pusieron el nombre de Jesús, tal como el ángel le había dicho a María antes de quedar embarazada.
22Cuando llegó el día en que, según la ley de Moisés, ellos debían purificarse, José y María llevaron al niño a Jerusalén para presentárselo al Señor. 23Así lo hicieron para cumplir con la ley del Señor, que dice: «Siempre que el primer hijo sea varón, deberán dedicárselo al Señor». 24También fueron a ofrecer el sacrificio que manda la ley del Señor, que dice: «un par de tórtolas o dos pichones».
25En aquel tiempo había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso. Vivía con la esperanza de que Dios libertara a Israel. El Espíritu Santo estaba con él 26y le había hecho saber que no moriría sin antes ver al Cristo del Señor. 27El Espíritu Santo guió a Simeón y fue al templo. Cuando los padres del niño Jesús lo llevaron para cumplir con la costumbre que manda la ley, 28Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo:
29«Ahora, Soberano Señor, tu palabra se ha cumplido: ya puedes dejar que este tu siervo muera en paz, 30porque mis ojos han visto tu salvación, 31la que has preparado a la vista de todos los pueblos; 32es la luz que alumbrará a las naciones y la gloria de tu pueblo Israel».
33El padre y la madre del niño se quedaron asombrados de lo que decía de él. 34Simeón los bendijo y le dijo a María, la madre de Jesús: «Este niño ha sido enviado para hacer que muchos caigan o se levanten en Israel. Él será una señal y muchos se le opondrán, 35así se conocerán las intenciones de cada uno. Esto será para ti como una espada que te atravesará el alma».
36También estaba en el templo una profetisa, Ana, hija de Penuel, que pertenecía a la tribu de Aser. Era muy anciana. Cuando era joven, había vivido con su esposo siete años, 37pero entonces quedó viuda y ahora ya tenía ochenta y cuatro años de edad. Nunca salía del templo; se pasaba noche y día adorando a Dios con ayunos y oraciones. 38Ana llegó también en aquel mismo momento, dio gracias a Dios y comenzó a hablar del niño a todos los que esperaban que Dios liberara a Jerusalén.
39Después de haber cumplido con todo lo que mandaba la ley, José y María regresaron a Galilea, a su propio pueblo de Nazaret. 40El niño crecía y se fortalecía; se llenaba de sabiduría y Dios lo favorecía.
El niño Jesús en el templo
41Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua. 42Cuando él cumplió doce años, fueron allá como era su costumbre. 43Al terminar la fiesta, se regresaron, pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que sus padres se dieran cuenta. 44Ellos caminaron todo un día pensando que Jesús iba entre los familiares y conocidos. Cuando lo buscaron 45y no lo encontraron, volvieron a Jerusalén para buscarlo.
46Después de tres días, lo encontraron en el templo, sentado entre los maestros de la ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas. 47Todos los que lo oían se quedaban asombrados de su inteligencia y de sus respuestas. 48Cuando sus padres lo vieron, también se quedaron admirados. Su madre le dijo:
—Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? ¡Tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia!
49Él le respondió:
—¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?
50Pero ellos no entendieron lo que él les quería decir. 51Entonces Jesús volvió con sus padres a Nazaret y los obedecía en todo. Pero su madre guardaba todas estas cosas en el corazón.
52Jesús seguía creciendo en sabiduría y estatura, y gozaba más y más del favor de Dios y de la gente.
Loading reference in secondary version...
Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®