24
Iluminación del santuario
1El SEÑOR le dijo a Moisés: 2«Ordena al pueblo de Israel que traiga aceite puro de oliva, para mantener encendidas las lámparas, de modo que el santuario esté siempre iluminado. 3-4 Aarón preparará las lámparas que están en el santuario, fuera de la cortina del testimonio. Cada mañana y cada tarde Aarón pondrá aceite nuevo en las lámparas que habrá limpiado. La llama arderá continuamente delante del SEÑOR.
Los panes ofrecidos al SEÑOR
5-8»Cada día de descanso, el sumo sacerdote colocará doce panes, en dos hileras, sobre la mesa de oro que está delante del SEÑOR. Cada uno de estos panes será preparado con harina de la mejor calidad, y deberá pesar unos cuatro kilos. Sobre cada hilera pondrá incienso puro. Esto será una ofrenda recordatoria, ofrecida por fuego al SEÑOR. Con ella se recordará el pacto eterno que el SEÑOR hizo con el pueblo de Israel. 9El pan será comido por Aarón y sus hijos, en un lugar señalado para esto, pues las ofrendas que se ofrecen al SEÑOR por fuego son muy sagradas. Esta es una ley que debe cumplirse siempre».
Lapidación de un blasfemo
10Un joven, de madre israelita y padre egipcio, riñó con uno de los hombres de Israel en el campo. 11Durante la pelea, el hijo del egipcio maldijo el nombre de Dios. Entonces fue llevado ante Moisés para ser juzgado. El nombre de la madre era Selomit, hija de Dibrí, de la tribu de Dan. 12Mientras se recibía instrucciones del SEÑOR acerca de lo que debía hacerse, el joven fue puesto en la cárcel.
13-14Entonces el SEÑOR le dijo a Moisés: «Saca fuera del campamento al que me ofendió, y diles a todos los que lo oyeron que pongan las manos sobre su cabeza; luego toda la comunidad de Israel lo apedreará hasta darle muerte. 15-16Y dile al pueblo de Israel que cualquiera que maldiga a Dios sufrirá el mismo castigo. Sí, todo el que pronuncie el nombre del SEÑOR al maldecir a su prójimo debe ser condenado a muerte. Esta ley se aplicará tanto a israelitas como a extranjeros. El que pronuncie el nombre del SEÑOR al maldecir, será muerto a pedradas.
La ley del talión
17»Además, todos los asesinos deberán ser ejecutados. 18El que mate un animal ajeno, lo repondrá. 19El castigo por haberle causado daño al prójimo será el mismo que el daño causado: 20fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente. El que cause daño a otro recibirá el mismo daño que haya hecho.
21»Repito: Cualquiera que mate un animal debe reponerlo; cualquiera que mate a un hombre debe morir. 22La misma ley rige para el extranjero y para el israelita. Yo soy el SEÑOR su Dios».
23Entonces llevaron al joven fuera del campamento y lo apedrearon hasta que murió, tal como el SEÑOR le había ordenado a Moisés.
Loading reference in secondary version...
Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®