39
Mensajeros de Babilonia
1 Poco después, el rey de Babilonia (Merodac Baldán, hijo de Baladán) envió un regalo y saludos a Ezequías, pues había oído de la grave enfermedad que lo había aquejado y también que ya estaba restablecido. 2Ezequías se lo agradeció y llevó a los enviados de Babilonia a recorrer el palacio y les mostró la casa del tesoro repleto de plata, oro, especias y perfumes. Los llevó también a la sala de sus piedras preciosas y desplegó ante ellos todos sus tesoros, sin ocultarles nada.
3Entonces el profeta Isaías vino a donde estaba el rey y le dijo:
—¿Qué te dijeron? ¿De dónde son?
—De la lejana Babilonia, respondió Ezequías.
4—¿Cuánto vieron?, preguntó Isaías. Y Ezequías respondió:
—Les mostré todo cuanto tengo, todos mis inestimables tesoros.
5Entonces Isaías le dijo:
—Escucha este mensaje del SEÑOR todopoderoso: 6El día viene en que todo cuanto posees, todos los tesoros acumulados por tus padres, serán llevados a Babilonia. No dejarán nada. 7Y algunos de tus propios hijos serán tomados como esclavos; sí, serán eunucos en el palacio del rey de Babilonia.
8—Está bien, replicó Ezequías, todo lo que el SEÑOR dice es bueno. ¡Por lo menos habrá paz en mis días!
Loading reference in secondary version...
Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®