3
Jesús, superior a Moisés
1Por lo tanto, hermanos míos, a quienes Dios ha apartado para sí y que participan en el mismo llamado de la salvación, piensen ahora en Jesús, apóstol y sumo sacerdote de nuestra fe. 2Jesús fue fiel a Dios, que lo nombró sumo sacerdote, así como también Moisés fue fiel en el servicio a toda la casa de Dios.
3Pero Jesús tiene mayor honor que Moisés, porque el que construye una casa tiene más honor que la casa misma. 4Toda casa es hecha por un constructor, pero Dios es el que construye todo lo que existe. 5Pues bien, Moisés fue fiel en su trabajo como siervo en la casa de Dios; lo hacía para dar testimonio de lo que Dios diría en el futuro. 6En cambio, Cristo es fiel como Hijo sobre la casa de Dios. Y nosotros somos la casa de Dios si mantenemos hasta el fin nuestra entereza y la esperanza que nos hace sentir orgullosos.
Advertencia contra la incredulidad
7Como dice el Espíritu Santo:
«Si ustedes escuchan hoy su voz, 8no endurezcan el corazón como sucedió en la rebelión, en aquel día de prueba en el desierto.
9Allí sus antepasados me tentaron y me pusieron a prueba, a pesar de haber visto mis obras por cuarenta años.
10Por eso me enojé con ellos y dije: “Su corazón siempre se extravía y no han reconocido mis caminos”.
11Entonces, airado contra ellos, juré dicirendo: “Jamás entrarán en mi reposo”».
12Por lo tanto, cuídense, hermanos, y no sean incrédulos ni tengan un corazón perverso que los esté apartando del Dios vivo. 13Exhórtense todos los días mientras les quede tiempo, para que ninguno se endurezca contra Dios, cegado por el engaño del pecado, 14pues hemos llegado a tener parte con Cristo, si somos fieles hasta el fin, tal como confiamos en Cristo al principio.
15Como acabamos de decir:
«Si oyen hoy su voz, no endurezcan su corazón como sucedió en la rebelión».
16¿Quiénes fueron los que a pesar de haber escuchado la voz de Dios se rebelaron contra él? Los que escaparon de Egipto comandados por Moisés. 17¿Contra quiénes estuvo enojado Dios durante aquellos cuarenta años? Contra los que, por haber pecado, murieron en el desierto. 18Y ¿a quiénes se refería Dios cuando juró que no entrarían a la tierra que había prometido a su pueblo? Se refería a los que lo habían desobedecido. 19Como podemos ver, no pudieron entrar porque no confiaban en él.
Loading reference in secondary version...
Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®