42
Los hermanos de José van a Egipto
1Cuando Jacob oyó que en Egipto había trigo, dijo a sus hijos:
—¿Por qué se quedan ahí parados mirándose? 2He sabido que en Egipto hay trigo. Vayan y compren alimento antes que nos muramos de hambre.
3Entonces los diez hermanos mayores de José fueron a Egipto para comprar trigo. 4Pero Jacob no dejó que fuera Benjamín, el hermano menor de José, porque temía que algo malo le pudiera ocurrir, como había sucedido con José antes. 5De modo que los hijos de Israel fueron a Egipto, junto con mucha gente de otros pueblos, porque el hambre en Canaán era muy grande.
6Y como José era el gobernador de todo Egipto y estaba a cargo de la venta del trigo, sus hermanos llegaron y, en señal de respeto, se inclinaron delante de él, hasta tocar el suelo con la frente. 7José los reconoció instantáneamente, pero hizo como que no los conocía.
—¿De dónde son ustedes? —les preguntó ásperamente,
—Somos de Canaán —respondieron—. Hemos venido a comprar trigo.
8-9José recordó los sueños que había tenido cuando todavía vivía con ellos, y les dijo:
—¡Ustedes son espías! ¡Han venido a ver si nuestra tierra se ha debilitado con la escasez!
10—¡No, no! —exclamaron—. Sólo hemos venido a comprar alimentos. 11Somos hijos del mismo padre, somos personas honradas, señor. ¡No somos espías!
12—¡Sí, lo son! —insistió—. Han venido a ver si estamos débiles e indefensos.
13—Señor —dijeron—, somos doce hermanos y nuestro padre se quedó en Canaán. Nuestro hermano menor se quedó con nuestro padre, y el otro murió.
14—¿Sí? —preguntó José—, ¿y eso, prueba algo? Ya lo he dicho: Son espías. 15De esta manera sabré si la historia que me cuentan es verídica: Juro por la vida del faraón que no saldrán de Egipto hasta que su hermano menor haya venido a mi presencia. 16Uno de ustedes tiene que ir y traer a su hermano menor. Los demás se quedarán aquí encarcelados. De esta manera sabré si dicen la verdad. Si ocurre que no tienen un hermano menor, sabré con certeza que son espías.
17Entonces los echó a la cárcel por tres días. 18Al tercer día les dijo:
—Yo soy hombre temeroso de Dios. Por eso les voy a dar una oportunidad de probar lo que afirman. 19Si ustedes en verdad son honrados, entonces uno de ustedes se quedará encadenado en la cárcel y los demás podrán volver con el trigo para su familia. 20Pero tendrán que regresar trayendo a su hermano menor. De esta manera sabré si me están diciendo la verdad. Si han dicho la verdad, los dejaré libres.
Y ellos estuvieron de acuerdo con esta proposición. 21Luego se pusieron a conversar entre ellos y decían:
—Esto nos ha ocurrido como consecuencia de lo que le hicimos a José en nuestra juventud. Vimos el terror y la angustia suya y oímos sus ruegos, pero no le hicimos caso.
22—Yo les dije que no lo hicieran —dijo Rubén—, pero no me quisieron hacer caso. Ahora tendremos que pagar por lo que hicimos.
23Desde luego, ellos no sabían que José les entendía, ya que les había hablado por medio de un intérprete. 24José entonces salió de la sala y buscó un lugar para llorar. Cuando volvió, escogió a Simeón y lo hizo atar delante de ellos. 25José, entonces, ordenó a sus esclavos que llenaran los costales de los hombres. Pero también ordenó que dentro de los costales colocaran el dinero que sus hermanos habían pagado por el trigo. Además les dio comida para el camino. 26Ellos cargaron el trigo en los burros y emprendieron el viaje de regreso.
27Cuando se detuvieron para pasar la noche, uno de ellos abrió su costal para sacar grano, para dar de comer a sus animales y, ¡encontró el dinero dentro del costal!
28—¡Miren! —le dijo a sus hermanos—, ¡el dinero que yo pagué está en mi costal!
Quedaron todos llenos de terror. Temblando se decían unos a otros:
—¿Qué es lo que Dios nos ha hecho?
29En ese estado llegaron a Canaán y le contaron a su padre Jacob todo lo que les había ocurrido.
30—El hombre que gobierna ese país nos habló en forma muy severa —le dijeron—, y nos tomó por espías.
31—“No, no” —le dijimos—, “somos hombres honrados; no somos espías. 32Somos doce hermanos, hijos de un mismo padre; uno murió, y el menor quedó con nuestro padre en la tierra de Canaán”.
33Entonces nos dijo:
—De esta manera sabré que son lo que dicen ser. Dejen uno de sus hermanos aquí conmigo y lleven el trigo para su familia y regresen a su tierra. 34Pero tienen que traer a su hermano menor cuando vuelvan. Entonces sabré si son espías u hombres de bien; si demuestran ser lo que han dicho que son, yo les devolveré a su hermano y podrán volver cuantas veces quieran a comprar trigo.
35A medida que vaciaban los costales, iban descubriendo que dentro de cada uno estaba el dinero que habían pagado por el trigo. El terror se apoderó de todos ellos y también de su padre.
36Entonces Jacob exclamó:
—¡Ustedes me han privado de mis hijos! Perdí a José, luego a Simeón, y ahora quieren llevarse a Benjamín. Todo se ha confabulado en mi contra.
37Entonces Rubén le dijo a su padre:
—Mata a mis dos hijos si no te devuelvo a Benjamín. Yo respondo por su regreso.
38Pero Jacob replicó:
—Mi hijo no irá con ustedes, porque José su hermano murió y sólo él me ha quedado de los hijos de su madre. Si algo llegara a sucederle, yo me moriría.
Loading reference in secondary version...
Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®