6
El amor de Dios
1»El SEÑOR su Dios me ha pedido que les dé estos mandamientos, para que los obedezcan en la tierra a la que pronto entrarán y en la cual vivirán. 2El propósito es que ustedes, sus hijos y nietos, obedezcan al SEÑOR su Dios en todo. ¡Esa es la manera en que ustedes lo honrarán! Como resultado, vivirán muchos años llenos de prosperidad. 3Por tanto, oh Israel, escucha atentamente cada mandato y ponlo por obra para que te vaya bien a ti y a tus hijos. Si obedeces estos mandamientos llegarás a ser una gran nación en la tierra gloriosa de la que fluye leche y miel, según la promesa de Dios a tus padres.
4»Oye Israel: el SEÑOR nuestro Dios es nuestro único SEÑOR. 5Ámalo con toda tu capacidad mental, con todo lo que eres y con todo lo que vales. 6Debes pensar constantemente en estos mandamientos que te doy en este día. 7Debes enseñarlos a tus hijos y hablar de ellos cuando estás en casa o cuando caminas con ellos; al acostarte y al levantarte. 8Átalos en tu mano y llévalos en la frente, 9escríbelos en la puerta de tu casa y en los portones de tu ciudad.
10-11»Cuando el SEÑOR tu Dios te haya introducido en la tierra que les prometió a tus antepasados Abraham, Isaac y Jacob; y cuando te haya dado ciudades grandes y hermosas que no edificaste, repletas de todo tipo de bienes con pozos que no cavaste, viñedos y olivares que no plantaste; y cuando hayas comido hasta saciarte; 12no olvides jamás que el SEÑOR te sacó de Egipto, tierra de esclavitud. 13Por esa razón solo al SEÑOR debes rendirle toda honra, servirlo y usar su nombre para respaldar tus juramentos y promesas.
14»No adorarás a los dioses de las naciones que te rodean, 15porque el SEÑOR tu Dios, que permanece contigo, es un Dios celoso, y su ira puede encenderse en contra tuya y borrarte de la faz de la tierra. 16No debes provocarlo ni probar su paciencia como lo hiciste cuando te quejaste en su contra en Masá. 17Debes obedecerle en todo lo que te mande. 18Sólo entonces estarás haciendo lo que es correcto y bueno de acuerdo con el deseo del SEÑOR. Si le obedeces, todo te irá bien, y podrás entrar y poseer la buena tierra que el SEÑOR prometió a tus antepasados. 19También podrás expulsar a todos los enemigos que viven en tu tierra, como el SEÑOR te dicho.
20»En el futuro, cuando tus hijos te pregunten cuál es el propósito de todos estos mandamientos que el SEÑOR nuestro Dios nos ha dado, 21les responderás: “Fuimos esclavos del faraón en Egipto, y el SEÑOR nos sacó de Egipto con gran poder 22y por medio de milagros portentosos. Envió terribles plagas contra Egipto, contra el faraón y contra toda su gente. Lo vimos con nuestros propios ojos. 23Nos sacó de Egipto para darnos esta tierra que había prometido a nuestros antepasados. 24Y nos ha mandado que obedezcamos estas leyes y las honremos, para que sigamos con vida como lo ha hecho hasta ahora. 25Porque cuando obedecemos todas estas leyes del SEÑOR nuestro Dios, somos justos”.
Loading reference in secondary version...
Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®