7
1—¿Son ciertas estas acusaciones? —le preguntó el jefe de los sacerdotes. 2Y Esteban contestó:
—Hermanos y padres, ¡escúchenme! El Dios de la gloria se le apareció a nuestro antepasado Abraham en Mesopotamia antes de que éste se trasladara a Harán, 3y le pidió que saliera de su tierra natal, se despidiera de sus familiares y emprendiera viaje hacia una tierra que Dios le mostraría.
4Salió entonces Abraham de la tierra de los caldeos y vivió en Harán, hasta la muerte de su padre. Luego, Dios lo condujo hasta esta tierra donde ustedes viven ahora. 5Pero no le concedió que poseyera en ella ni el más mínimo pedazo da terreno. En cambio, le prometió que él y sus descendientes poseerían todo aquel país: ¡Y Abraham no tenía hijos! 6Sin embargo, Dios le dijo que sus descendientes saldrían del país rumbo a una tierra extraña, donde pasarían cuatrocientos años sometidos a esclavitud. 7«Pero yo castigaré a la nación que los esclavice», añadió Dios, «y mi pueblo regresará a este lugar y me adorará aquí».
8»Dios hizo con Abraham el pacto que tenía como señal la circuncisión. Y así, Isaac, el hijo de Abraham, fue circuncidado a los ocho días de nacido. Lo mismo hizo Isaac con Jacob y Jacob con los doce patriarcas. 9Estos últimos, llenos de envidia, vendieron a José como esclavo, y José fue llevado a Egipto. Pero Dios, que estaba con él, 10lo libró de todas sus angustias y le concedió el favor del faraón, rey de Egipto. Además, lo dotó de tal sabiduría que el faraón lo nombró gobernador de todo el Egipto y encargado de los asuntos del palacio real.
11»Hubo entonces hambre y sufrimiento en todo Egipto y Canaán, y nuestros antepasados no encontraban alimentos. 12Jacob se enteró de que todavía en Egipto había trigo y envió a sus hijos en una primera visita.
13»En el segundo viaje, José se dio a conocer a sus hermanos, y se los presentó al faraón. 14Luego José mandó traer a su padre Jacob y a las familias de sus hermanos, setenta y cinco personas en total.
15»A medida que fueron muriendo en Egipto Jacob y sus hijos, 16transportaron sus cadáveres a Siquem para enterrarlos en la tumba que Abraham les había comprado a los hijos de Hamor, padre de Siquem.
17Y cuando se acercaba el día en que Dios cumpliría la promesa que le había hecho a Abraham, ya el pueblo se había multiplicado enormemente en Egipto. 18Ocupó entonces el trono de Egipto un rey que no sabía nada de José. 19Dicho rey se puso en contra de nuestro pueblo y obligó a los padres a abandonar a sus hijos recién nacidos para que murieran.
20»En esas circunstancias nació Moisés, y fue agradable a los ojos de Dios. Sus padres lo escondieron en la casa durante tres meses. 21Cuando se vieron obligados a abandonarlo, la hija del faraón lo adoptó y lo crió como si fuera su propio hijo, 22y le enseñó toda la sabiduría de los egipcios. Moisés fue un hombre poderoso en palabra y en obra.
23»Cuando cumplió los cuarenta años de edad, se le ocurrió a Moisés visitar a sus hermanos, los israelitas. 24Al ver que un egipcio maltraba a un israelita, Moisés lo defendió y mató al egipcio.
25»Moisés pensaba que sus hermanos comprenderían que Dios lo había enviado para ayudarlos; pero no fue así. 26Al siguiente día volvió a visitarlos y al ver que dos israelitas peleaban, corrió a separarlos. ”Señores", les dijo, “los hermanos no deben pelear.” 27“¿Quién te ha puesto de gobernante o juez sobre nosotros?”, le dijo uno de los dos, el que estaba maltratando al otro. 28“¿O es que piensas matarme como mataste ayer al egipcio?”
29»Al escuchar aquello, Moisés huyó del país y se fue a vivir a la tierra de Madián, donde vivió como extranjero y tuvo dos hijos.
30»Cuarenta años más tarde, en el desierto del monte Sinaí, un ángel se le apareció en la llama de una zarza que ardía. 31Al ver aquel fuego, Moisés, maravillado, se acercó para verlo de cerca, y al acercarse, la voz del Señor le dijo: 32”Yo soy el Dios de tus antepasados, Abraham, Isaac y Jacob".
»Moisés, aterrorizado, no se atrevía ni a mirar. 33El Señor añadió: ”Quítate los zapatos, porque estás sobre tierra santa. 34He visto los sufrimientos que pasa mi pueblo en Egipto y he escuchado sus clamores. He venido a libertarlos. Ven, te enviaré a Egipto".
35»Y lo envió de regreso al pueblo que lo había rechazado diciendo: ”¿Quién te ha puesto de gobernante o juez?" Dios lo enviaba a aquel mismo pueblo como gobernante y libertador, por medio del ángel que se le apareció en la zarza.
36»Él los sacó de Egipto haciendo innumerables y portentosos milagros, tanto en aquella tierra como en el Mar Rojo y en el desierto durante cuarenta años.
37»Moisés le dijo al pueblo de Israel que de entre sus hermanos Dios levantaría un profeta muy semejante a él. 38En el desierto, Moisés estuvo como mediador entre el pueblo de Israel y el ángel que en la cumbre del Sinaí le entregó las palabras de vida para comunicárselas a nuestros antepasados. 39Pero nuestros padres rechazaron a Moisés y, como sentían deseos de regresar a Egipto, 40le dijeron a Aarón: ”Haznos dioses que nos guíen de regreso, porque no sabemos qué le ha sucedido a Moisés, el que nos sacó de Egipto".
41»Se hicieron, pues, un becerro y le ofrecieron sacrificios y se regocijaron por haberlo hecho ellos mismos. 42Pero entonces Dios se apartó de ellos y los dejó entregarse a la adoración del sol, la luna y las estrellas.
“En el libro de los profetas el Señor pregunta:
“¿Fue a mí al que le estuviste ofreciendo sacrificios
durante los cuarenta años que pasaste en el desierto, Israel?
43No, quienes te interesaban eran los dioses paganos como Moloc, la estrella del dios Renfán y los demás ídolos que te hiciste para adorarlos. Por lo tanto, te enviaré cautivo más allá de Babilonia".
44“Nuestros antepasados anduvieron por el desierto con el tabernáculo del testimonio, que fue hecho como Dios le había ordenado a Moisés, según el modelo que éste había visto.
45“Nuestros antepasados recibieron el tabernáculo como herencia, y cuando Josué conducía las batallas contra las naciones que Dios expulsó delante de ellos, Israel llevó consigo el Tabernáculo al nuevo territorio. Y allí estuvo hasta los días de David.
46”Dios bendijo enormemente a David, y David le pidió permiso para edificar un templo para el Dios de Jacob. 47Mas fue Salomón el que lo construyó. 48Sin embargo, el Altísimo no vive en templos hechos por seres humanos.
49»“El cielo es mi trono,” dijo el profeta,
“y la tierra es mi estrado. ¿Qué casa me pueden edificar ustedes? ¿Podré yo vivir en ella? 50¿No fui yo el que hizo todas estas cosas?"
51“¡Tercos! ¡Infieles! ¿Hasta cuándo van a estar resistiendo al Espíritu Santo? Claro, ¡de tal palo tal astilla! 52¿A cuál de los profetas no persiguieron sus antepasados, que hasta mataron a los que predijeron la venida del Justo, que ustedes acaban de traicionar y asesinar? 53Sí, ustedes que quebrantan la ley que recibieron de mano de los ángeles.»
54Los jefes judíos, al escuchar la acusación de Esteban, crujían los dientes y rabiaban de furia contra él. 55Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, elevó los ojos al cielo y contempló la gloria de Dios y a Jesús a la derecha de Dios.
56—¡En este mismo instante —les dijo— veo los cielos abiertos y al hijo del hombre de pie a la derecha de Dios!
57Entonces ellos, tapándose los oídos y gritando con fuerza, se le echaron encima y lo sacaron de la ciudad. 58Los testigos oficiales se quitaron la ropa, la pusieron a los pies de un joven llamado Pablo, y también apedrearon a Esteban hasta matarlo.
59Mientras lo apedreaban, Esteban oraba:
—Señor Jesús, recibe mi espíritu.
60Luego cayó de rodillas y gritó:
—¡Señor, no les tomes en cuenta este pecado!
Y al terminar de pronunciar aquellas palabras, murió.
Loading reference in secondary version...
Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®