3
1Por lo tanto, ya que habéis sido resucitados con Cristo,#3.1-3 Col 2.12; cf. Ro 6.13-14. buscad las cosas del cielo, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios.#3.1 Sal 110.1, citado también en Mt 22.44; Hch 2.34; cf. Ef 1.20; 2.6; Heb 1.3. 2Pensad en las cosas del cielo, no en las de la tierra. 3Pues vosotros habéis muerto,#3.3 Col 2.20; cf. Ro 6.2; 2 Co 5.14-17. y ahora vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 4Cristo es vuestra vida.#3.4 Gl 2.20; Flp 1.21; cf. también Flp 3.21; 1 Jn 3.2. Cuando él aparezca, vosotros también apareceréis con él y tendréis parte en su gloria.
La nueva personalidad en Cristo
5Haced morir, pues, todo lo que de terrenal hay en vosotros: que nadie cometa inmoralidades sexuales, ni haga cosas impuras, ni siga sus pasiones y malos deseos, ni sea avaro,#3.5,8 En estos vs. se presentan dos listas de cinco vicios cada una; como contraste, en el v. 12 se presentan cinco virtudes. Véase Ro 1.31 n. que es una forma de idolatría.#3.5 Idolatría: Véase Ef 5.5 nota e. 6Estas cosas, por las que viene el terrible castigo de Dios sobre quienes no le obedecen,#3.6 Ef 5.6. Castigo: lit. ira; cf. Ro 1.18. 7son las que hacíais en vuestra vida pasada. 8Pero ahora dejad todo eso: el enojo, la pasión, la maldad, los insultos y las palabras indecentes.#3.8 Ef 4.29,31. 9No os mintáis unos a otros,#3.9 Ef 4.22,25. puesto que ya os habéis librado de vuestra vieja naturaleza y de las cosas que antes hacíais, 10y os habéis revestido de la nueva naturaleza:#3.9-10 Véase Ef 4.22-24 n.; cf. Col 2.11 y Ro 6, donde Pablo trata el tema más ampliamente. Vieja naturaleza... la nueva naturaleza; lit. el hombre viejo... el hombre nuevo. la del nuevo hombre, que se va renovando a imagen de Dios, su Creador,#3.10 Gn 1.26; cf. 2 Co 5.17; Gl 6.15; Ef 2.10. para llegar a conocerlo plenamente. 11Ya no tiene importancia el ser griego o judío, el estar circuncidado o no estarlo, el ser extranjero, inculto, esclavo o libre;#3.11 Ro 10.12; 1 Co 12.13; Gl 3.28. lo que importa es que Cristo es todo y está en todos.
12Dios os ama y os ha escogido para que pertenezcáis a su pueblo. Vivid, pues, revestidos de verdadera compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia.#3.12-15 Cf. la descripción de la vida según el Espíritu en Gl 5.22-23. 13Tened paciencia unos con otros y perdonaos si alguno tiene una queja contra otro.#3.12-13 Ef 4.2,32. Así como el Señor os perdonó, perdonad también vosotros. 14Sobre todo revestíos de amor, que es el perfecto lazo de unión. 15Y que la paz de Cristo#3.15 La paz de Cristo: Cf. Jn 14.27; Ef 2.14; Flp 4.7. dirija vuestros corazones, porque con este propósito os llamó Dios a formar un solo cuerpo. Y sed agradecidos.
16Que el mensaje de Cristo esté siempre presente en vuestro corazón. Instruíos y animaos unos a otros con toda sabiduría. Con profunda gratitud cantad a Dios salmos, himnos y cánticos espirituales.#3.16-17 Salmos, himnos y cantos espirituales: Ef 5.19-20; véase Col 1.15-20 n. 17Y todo lo que hagáis o digáis, hacedlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.#3.17 1 Co 10.31; 1 P 4.11.
La conducta de la familia cristiana#3.18–4.1 Ef 5.21–6.9; 1 P 2.18–3.7. Sobre la manera de presentar los deberes de la vida doméstica, véase Ef 5.21–6.9 n. Pablo enfoca el tema desde el punto de vista cristiano (en el Señor), y presenta de ese modo la relación mutua entre mujeres y maridos (vs. 18-19), hijos y padres (vs. 20-21) y, con especial detalle, entre esclavos y amos (vs. 22–4.1).
18Mujeres, someteos a vuestros maridos, pues ese es vuestro deber como creyentes en el Señor. 19Maridos, amad a vuestras mujeres y no las tratéis con aspereza.#3.18-19 Véanse Ef 5.22-33; 1 P 3.1-7, y notas correspondientes.
20Hijos, obedeced en todo a vuestros padres, porque esto agrada al Señor. 21Padres, no irritéis a vuestros hijos, para que no se desanimen.#3.20-21 Cf. Ef 6.1-4.
22Esclavos,#3.22 La esclavitud era parte de la organización social de todos los pueblos de esa época. El NT enseña que en Cristo ya no cuenta ser libre o esclavo (Gl 3.28; Ef 6.8; Col 3.11) y que todos debemos servir, por amor, a los demás (cf. Mt 20.25-28 y paralelos). Aquí se recomienda a los esclavos servir con sinceridad, y a los amos, tratar a sus esclavos con justicia y equidad. Cf. también Ef 6.5-9; 1 Ti 6.1-2; Tit 2.9-10; 1 P 2.18-25. obedeced en todo a quienes aquí en la tierra son vuestros amos; y no solamente cuando os estén mirando, para quedar bien con ellos, sino con corazón sincero, por temor al Señor. 23Todo lo que hagáis, hacedlo de buena gana, como si estuvierais sirviendo al Señor y no a los hombres. 24Ya sabéis que, como recompensa, el Señor os dará parte en la herencia, porque vosotros servís#3.24 Porque vosotros servís: otra posible traducción: Servid. a Cristo, que es vuestro verdadero Señor.#3.24 Esto es, Cristo es su verdadero Amo. 25Pero quien hace lo malo recibirá el pago del mal que ha hecho, porque Dios juzga con imparcialidad.#3.25 Dt 10.17; Hch 10.34; Ef 6.9.
Loading reference in secondary version...