26
Mandato conclusivo
1No se fabriquen ídolos, ni levanten esculturas o estatuas, ni erijan en su tierra piedras conmemorativas para postrarse ante ellas, porque yo soy el Señor, su Dios. 2Guarden mis sábados y veneren mi santuario. Yo soy el Señor.
Bendiciones
3Si viven según mis leyes, guardan mis mandamientos y los ponen en práctica, 4yo les daré la lluvia a su tiempo, la tierra dará sus productos y los árboles del campo darán su fruto. 5La trilla se alargará hasta la vendimia, y la vendimia hasta la siembra; comerán su pan hasta saciarse y vivirán seguros en su tierra.
6Yo garantizaré que haya paz en la tierra y podrán descansar sin que nadie turbe su sueño; haré desaparecer de su tierra los animales dañinos, y la espada enemiga no pasará por su país. 7Perseguirán a sus enemigos y caerán a espada delante de ustedes. 8Cinco de ustedes perseguirán a cien y cien de ustedes perseguirán a diez mil; sus enemigos caerán a filo de espada delante de ustedes.
9Yo me volveré hacia ustedes, los haré fecundos, los multiplicaré y mantendré mi alianza con ustedes. 10Comerán del abundante grano almacenado y tendrán que tirar la cosecha anterior para guardar la nueva. 11Estableceré mi morada en medio de ustedes y jamás los rechazaré. 12Caminaré en medio de ustedes, seré su Dios y ustedes serán mi pueblo. 13Yo soy el Señor, su Dios que los saqué de la tierra de Egipto para que no fueran sus esclavos nunca más; rompí las sogas de su yugo y los hice caminar en libertad.
Maldiciones
14Pero si no me obedecen ni viven de acuerdo a mis mandamientos, 15si desprecian mis decretos y detestan mis estatutos, si quebrantan mi alianza y no ponen en práctica todos mis mandamientos, 16yo haré lo siguiente con ustedes: haré que los visite el terror, la tisis y la fiebre, que consumirán sus ojos y atormentarán su vida. Sembrarán en balde, porque sus enemigos comerán la cosecha. 17Me volveré contra ustedes, y sucumbirán delante de sus enemigos; los dominarán quienes los aborrecen y huirán sin que nadie los persiga.
18Y si ni siquiera con esto me obedecen, los castigaré todavía siete veces más por sus transgresiones. 19Quebrantaré su terca soberbia y haré que su cielo sea como el hierro y su tierra como el bronce. 20Se agotará su fuerza en vano, pues la tierra no dará su cosecha ni los árboles del país darán su fruto.
21Y si siguen enfrentándose conmigo y no me quieren obedecer, yo los azotaré siete veces más por sus transgresiones. 22Mandaré contra ustedes animales salvajes que les arrebatarán sus hijos y devorarán su ganado; los diezmarán hasta dejar sus caminos desiertos.
23Y si tampoco estas cosas consiguen que se enmienden, sino que siguen enfrentados conmigo, 24yo también me enfrentaré con ustedes y los azotaré todavía siete veces por sus transgresiones.
25Traeré contra ustedes la espada vengadora; ella se encargará de vengar la alianza. Y si se refugian en sus ciudades, yo enviaré la peste contra ustedes y caerán en manos del enemigo. 26Cuando yo les corte el sustento de pan, cocerán diez mujeres su pan en un solo horno y lo repartirán racionado; comerán, pero nunca se saciarán.
27Y si aun con todo esto no me obedecen, sino que siguen enfrentándose conmigo, 28yo me enfrentaré contra ustedes con ira y los castigaré también siete veces más por sus transgresiones: 29tendrán incluso que comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas. 30Destruiré sus santuarios de los altos y demoleré sus altares de incienso; apilaré sus cadáveres sobre los cadáveres de sus ídolos y los detestaré. 31Devastaré sus ciudades, asolaré sus santuarios y no oleré la fragancia de su suave perfume. 32Arrasaré la tierra de suerte que sus enemigos residentes en ella se horrorizarán al verla; 33a ustedes los dispersaré entre las naciones, desenvainaré la espada detrás de ustedes, su tierra quedará arrasada y sus ciudades desiertas. 34Entonces la tierra podrá resarcirse de sus años sabáticos, mientras dure la desolación y ustedes estén en la tierra de sus enemigos. La tierra podrá descansar entonces y resarcirse de sus años sabáticos. 35Mientras dure la desolación, la tierra descansará los días de descanso que no le dieron cuando vivían en ella.
36Y a los que de ustedes sobrevivan, los llenaré de tal cobardía que, estando en la tierra de sus enemigos, el simple sonido de una hoja que se mueva los pondrá en fuga, huirán como ante la espada y caerán sin que nadie los persiga. 37Y aunque nadie los persiga, tropezarán los unos con los otros como se tropieza a la vista de la espada. No podrán resistir delante de sus enemigos. 38Perecerán en medio de las naciones y la tierra de sus enemigos los devorará. 39Y los que sobrevivan se pudrirán por su maldad en las tierras de sus enemigos; por la maldad de sus antepasados se pudrirán con ellos.
Arrepentimiento y vigencia de la alianza
40Entonces confesarán su maldad y la maldad de sus antepasados, la rebeldía con la que se rebelaron contra mí. Y porque se enfrentaron a mí, 41también yo me enfrentaré a ellos y los llevaré a la tierra de sus enemigos; entonces su corazón incircunciso se humillará y reconocerán su pecado. 42Yo recordaré mi alianza con Jacob, con Isaac y con Abrahán, y también me acordaré de la tierra. 43Pero antes, ellos tendrán que abandonar la tierra que, estando deshabitada, podrá resarcirse de sus años sabáticos mientras ellos padecen el castigo por sus maldades, pues despreciaron mis decretos y detestaron mis estatutos. 44Sin embargo, aunque ellos estén en el país de sus enemigos, yo no los rechazaré ni los aborreceré hasta exterminarlos, invalidando así mi alianza con ellos, porque yo soy el Señor, su Dios. 45Más bien me acordaré en favor suyo de nuestra primera alianza, cuando los saqué de la tierra de Egipto a la vista de las naciones, para ser su Dios. Yo soy el Señor.
Sumario
46Estos son los estatutos, ordenanzas y leyes que estableció el Señor entre él y los israelitas en el monte Sinaí por medio de Moisés.
Loading reference in secondary version...