6
La ley de Cristo. La ayuda mutua
1Hermanos, si alguno incurre en falta, ustedes, los animados por el Espíritu, corríjanlo con amabilidad. Y manténganse todos sobre aviso, porque nadie está libre de ser puesto a prueba. 2Ayúdense mutuamente a soportar las dificultades, y así cumplirán la ley de Cristo. 3Si alguno se figura ser algo, cuando en realidad no es nada, se engaña a sí mismo. 4Que cada uno examine su propia conducta y sea la suya, sin compararla con la del prójimo, la que le proporcione motivos de satisfacción, 5pues cada uno debe llevar su propia carga. 6Por su parte, el que recibe instrucción en la fe, debe compartir todos sus bienes con el que lo instruye. 7No se hagan ilusiones: de Dios no se burla nadie. Lo que cada uno haya sembrado, eso cosechará. 8Quien siembre para satisfacer sus apetitos desordenados, de ellos cosechará frutos de muerte; mas quien siembre para agradar al Espíritu, el Espíritu le dará una cosecha de vida eterna. 9No nos cansemos de hacer el bien, ya que, si no desfallecemos, a su tiempo recogeremos la cosecha. 10En una palabra, aprovechemos cualquier oportunidad para hacer el bien a todos, y especialmente a los hermanos en la fe.
Conclusión (6,11-18)
Advertencias finales
11Miren con qué letras tan grandes les escribo; son de mi propio puño y letra. 12Quienes los fuerzan a circuncidarse, lo hacen para quedar bien ante los demás y no ser perseguidos a causa de la cruz de Cristo. 13Porque lo que es la ley, ni los mismos circuncidados la observan. Si quieren que ustedes se circunciden, es solo para presumir de haberlos obligado a pasar por ese rito. 14Por mi parte, si de algo presumo, es de nuestro Señor Jesucristo crucificado; en su cruz*, el mundo ha muerto para mí y yo para el mundo. 15¡Qué más da estar circuncidados o no estarlo! Lo que importa es ser nuevas criaturas.
Despedida
16Paz y misericordia a cuantos se ajusten a esta norma, y al Israel de Dios. 17¡Y a ver si en adelante no me ocasionan más preocupaciones! Bastante tengo con llevar impresas en mi cuerpo las marcas de Jesús. 18Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con ustedes, hermanos. Amén.
Loading reference in secondary version...