1
I. La salida de Egipto (1,1–15,21)
Israel oprimido en Egipto. Nacimiento y juventud de Moisés (1–2)
Origen de Israel como pueblo
1Estos son los nombres de los israelitas que llegaron a Egipto con Jacob, cada uno con su familia: 2Rubén, Simeón, Leví, Judá, 3Isacar, Zabulón, Benjamín, 4Dan, Neftalí, Gad y Aser. 5Los descendientes de Jacob eran en total setenta personas, incluyendo a José, que ya estaba en Egipto.
6José murió y también sus hermanos y toda aquella generación. 7Como los israelitas eran fecundos, se multiplicaron sobremanera, se hicieron fuertes y llenaron el país.
Padecimientos de los israelitas en Egipto
8Subió por entonces al trono de Egipto un nuevo rey, que no había conocido a José, 9y dijo a su pueblo:
—¡Dense cuenta de que los israelitas se están multiplicando y haciéndose más fuertes que nosotros!
10Actuemos sabiamente respecto a ellos, no sea que sigan multiplicándose y, en caso de guerra, se pongan del lado de nuestros enemigos, luchen contra nosotros y se marchen del país.
11Entonces les impusieron capataces que los sometían a trabajos muy duros*. Y así fue cómo construyeron para el faraón* las ciudades de almacenamiento de Pitón y Ramsés. 12Pero cuanto más los oprimían, más crecían y se extendían, hasta el punto que los egipcios empezaron a considerarlos un serio problema. 13Por eso, los egipcios sometieron a los israelitas a una cruel esclavitud. 14Les hicieron la vida insoportable con trabajos rudos: hacer barro, fabricar adobes, y toda clase de labores del campo. Todos estos trabajos se los impusieron con malos tratos.
15Además, el rey de Egipto habló con Fuá y Sifrá, comadronas de las hebreas, 16y les dijo:
—Cuando asistan a las hebreas en sus partos, presten atención al sexo del recién nacido; si es niño, mátenlo; si es niña, déjenla vivir.
17Pero las comadronas desatendieron, por respeto a Dios, la orden dada por el rey de Egipto, y dejaron vivir también a los niños. 18Entonces el rey de Egipto las mandó llamar y les preguntó:
—¿Por qué han actuado así? ¿Por qué han dejado con vida a los niños?
19Ellas le respondieron:
—Porque las mujeres hebreas no son como las egipcias; son como animales salvajes y dan a luz antes de que llegue la comadrona.
20Por eso Dios premió a las comadronas. El pueblo siguió creciendo y haciéndose cada vez más poderoso; 21en cuanto a las comadronas que habían sido fieles a Dios, fueron agraciadas con una familia numerosa. 22Entonces el faraón ordenó a todo su pueblo:
—Arrojen al río a todos los niños hebreos que nazcan; a las niñas déjenlas vivir.
Loading reference in secondary version...