4
1Volví a considerar todas las opresiones que se comenten bajo el sol.
Ahí está el llanto de los oprimidos,
¡y no encuentran consuelo!
La fuerza en manos de sus opresores,
¡y no encuentran consuelo!
2Y estimé a los que ya habían muerto más afortunados que los que aún vivían; 3pero todavía estimé más afortunados a los que aún no existían, porque no podían contemplar los atropellos que se cometen bajo el sol. 4Yo he visto que toda fatiga y éxito en el trabajo provoca la envidia entre compañeros. También esto es ilusión y vano afán.
5El necio se cruza de brazos
y se devora a sí mismo.
6Más vale un puñado de tranquilidad,
que dos de fatiga y vano afán.
Dos mejor que uno
7He reflexionado sobre otra cosa bajo el sol que también es pura ilusión: 8una persona sola, sin nadie, sin hijos ni hermanos, que se fatiga sin descanso y no se harta de riquezas: ¿Para quién se fatiga, privándose de la felicidad? También esto es pura ilusión y mal asunto.
9Mejor dos que uno, pues obtienen mayor recompensa en sus fatigas. 10Porque, si caen, uno levantará al otro. Pero, ¡ay si uno cae sin tener a nadie que lo levante! 11Si dos se acuestan juntos, se calientan; pero uno solo, ¿cómo se calentará? 12Uno puede ser vencido; dos, en cambio, resisten mejor; pues no se rompe fácilmente una cuerda de tres cabos.
Pobre sabio, rey necio
13Más vale muchacho pobre y listo, que rey viejo y tonto, incapaz de aceptar consejos, 14aunque el muchacho llegue a reinar tras salir de la prisión o haya nacido pobre en el reino. 15Y he visto a todos los vivientes que se mueven bajo el sol seguir a ese muchacho como sucesor del rey: 16era inmenso el gentío al que gobernaba. Pero los que vengan después tampoco estarán contentos con él, porque también esto es pura ilusión y vano afán.
Excesos religiosos
17Cuando vayas al Templo, vigila tus pasos: si te acercas, hazlo para escuchar y no para ofrecer sacrificios propios de necios que ignoran que obran mal.
Loading reference in secondary version...