1
Enfermedad y muerte de Ocozías
1Después de la muerte de Ajab, Moab se sublevó contra Israel. 2Cierto día, Ocozías se cayó por la ventana del piso superior de su palacio en Samaría y quedó malherido. Entonces envió unos mensajeros a consultar a Baal Zebub, dios de Ecrón, si se iba a recuperar de sus heridas. 3Pero el ángel del Señor dijo a Elías, el tesbita:
—Sal al encuentro de los mensajeros del rey de Samaría y diles: «¿Es que no hay Dios en Israel, para que tengan que ir a consultar a Baal Zebub, dios de Ecrón? 4Por eso, así dice el Señor: No volverás a levantarte de la cama en que yaces, porque vas a morir».
Elías cumplió el encargo. 5Los mensajeros regresaron ante el rey y él les preguntó:
—¿Por qué han vuelto?
6Nos salió al encuentro un hombre y nos dijo que nos volviéramos al rey que nos había enviado y que le dijéramos: «Así dice el Señor: ¿Es que no hay Dios en Israel, para que tengan que ir a consultar a Baal Zebub, dios de Ecrón? Por eso, no volverás a levantarte de la cama en que yaces, porque vas a morir».
7El rey les preguntó:
—¿Qué aspecto tenía ese hombre que les salió al encuentro y les dijo eso?
8Le respondieron:
—Era un hombre vestido de pieles, con un cinturón de cuero a la cintura.
El rey exclamó:
—¡Es Elías, el de Tisbé!
9Entonces envió contra él a un capitán con cincuenta hombres. Cuando llegó, Elías estaba sentado en la cima del monte. Entonces le dijo:
—Hombre de Dios, el rey ordena que bajes.
10Elías le respondió:
—Si yo soy el hombre de Dios, que caiga un rayo del cielo y los consuma a ti y a tus cincuenta hombres.
Y al instante cayó un rayo del cielo que consumió al capitán y a sus cincuenta hombres. 11El rey volvió a enviar a otro capitán con cincuenta hombres, que subió y dijo a Elías:
—Hombre de Dios, el rey ordena que bajes inmediatamente.
12Elías le respondió:
—Si soy el hombre de Dios, que caiga un rayo del cielo y los consuma a ti y a tus cincuenta hombres.
Y al instante Dios lanzó un rayo desde el cielo, que consumió al capitán y a sus cincuenta hombres.
13Por tercera vez el rey le envió a otro capitán con cincuenta hombres. Subió y cuando llegó, se arrodilló ante Elías y le suplicó:
—Hombre de Dios, respeta mi vida y la de estos cincuenta servidores tuyos. 14Antes han caído rayos del cielo que han consumido a los dos capitanes anteriores y a sus hombres. Te ruego que ahora respetes mi vida.
15El ángel del Señor dijo a Elías:
—Baja con él, no le tengas miedo.
Entonces Elías bajó con él a ver al rey 16y le dijo:
—Así dice el Señor: Por haber enviado mensajeros a consultar a Baal Zebub, dios de Ecrón, como si en Israel no hubiera un Dios a quien consultar, no volverás a levantarte de la cama donde yaces, porque vas a morir.
17Ocozías murió, de acuerdo con la palabra de Dios anunciada por Elías, y su hermano* Jorán le sucedió como rey, en el año segundo de Jorán de Judá, pues Ocozías no tenía hijos. 18El resto de la historia de Ocozías y cuanto hizo está escrito en el libro de los Anales de los Reyes de Israel.
Loading reference in secondary version...