1
Saludo
1El Anciano* a la Señora elegida* por Dios y a sus hijos a quienes amo conforme a la verdad; y no solamente yo, sino todos cuantos han conocido la verdad. 2Compartimos, en efecto, la verdad que permanece en nosotros y nos acompañará siempre. 3Que la gracia, la misericordia y la paz de Dios Padre y de Jesucristo, el Hijo del Padre, estén con nosotros, junto con la verdad y el amor.
Vida en el amor y la verdad
4Me he alegrado sobremanera al comprobar que bastantes de tus hijos viven conforme a la verdad según el mandamiento del Padre. 5Ahora, Señora, te ruego que nos amemos unos a otros, no como si te escribiera sobre un mandamiento nuevo, sino sobre el que tenemos desde el principio. 6Y como amar significa cumplir los mandamientos del Señor, vivan conforme al mandamiento del amor, tal como se les enseñó desde el principio.
7Entre ustedes andan muchos embaucadores que no quieren reconocer a Jesucristo como verdadero hombre; a ellos pertenece el seductor y el anticristo. 8Estén, pues, alerta para que no echen a perder el fruto del esfuerzo que han hecho y reciban completa la paga. 9Quien se descarría y no permanece fiel a la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios. Pero quien permanece fiel a esa enseñanza, tiene al Padre y al Hijo. 10No ofrezcan sus casas, y ni siquiera saluden, al que acuda a ustedes sin llevar el aval de esta enseñanza; 11saludarlo equivale a hacerse cómplice del mal que está causando.
Despedida
12Tendría muchas más cosas que escribirles, pero no quiero hacerlo utilizando papel y tinta. Espero encontrarme pronto entre ustedes y hablarles personalmente para que su alegría sea completa. 13Te saludan los hijos de tu hermana, que también ha sido elegida por Dios.
Loading reference in secondary version...