2
Oración por todos los seres humanos
1Así pues, recomiendo ante todo que se hagan rogativas, súplicas, peticiones y acciones de gracias por toda la humanidad: 2por los reyes y por todos los que tienen autoridad para que podamos llevar una vida tranquila y sosegada, plenamente digna y religiosa. 3Es este un proceder hermoso y agradable a los ojos de Dios, nuestro Salvador, 4que quiere que todos se salven y conozcan la verdad. 5Porque uno solo es Dios y uno solo es el mediador entre Dios y la humanidad: el hombre Cristo Jesús, 6que se entregó a sí mismo como rescate por todos, como testimonio dado en el tiempo prefijado. 7De todo ello he sido constituido pregonero y apóstol —estoy diciendo la pura verdad— con el fin de instruir a los paganos en la fe y en la verdad. 8Es, pues, mi deseo que en cualquier circunstancia los varones eleven una oración pura, libre de odios y altercados.
Comportamiento de las mujeres
9De manera semejante, que las mujeres se contenten con un vestido decoroso, que se adornen con recato y modestia, no con peinados artificiosos, ni con oro, joyas o vestidos costosos. 10Lo que ha de distinguir a las mujeres que se precian de piadosas, son las buenas obras.
11La mujer debe aprender en silencio y con todo respeto. 12No me gusta que la mujer se dedique a enseñar ni que imponga su autoridad sobre el marido; debe, más bien, mantenerse en silencio. 13Porque el primero en ser formado fue Adán; a continuación lo fue Eva. 14Y no fue Adán el que cedió al engaño; fue la mujer la que, dejándose engañar, cayó en pecado. 15A pesar de todo, podrá alcanzar la salvación por su condición de madre, siempre que se porte con recato llevando una vida de fe y de amor en busca de la santidad.
Loading reference in secondary version...