1
Introducción (1,1-10)
Saludo
1Pablo, Silvano y Timoteo* a la iglesia de los tesalonicenses congregada en el nombre de* Dios Padre y de Jesucristo, el Señor. Con ustedes, gracia y paz.
Acción de gracias por el ejemplo de los tesalonicenses
2Permanentemente damos gracias a Dios por cada uno de ustedes y los tenemos presentes en nuestras oraciones. Sin cesar 3recordamos ante Dios, nuestro Padre, qué activa es la fe que ustedes tienen, qué esforzado su amor y qué firme la esperanza que han depositado en nuestro Señor Jesucristo.
4Sabemos bien, hermanos queridos de Dios, cómo se llevó a cabo la elección de ustedes. 5Porque el mensaje evangélico que les anunciamos no se redujo a palabras hueras, sino que estuvo acompañado de poder, de Espíritu Santo y de profunda convicción. Bien saben que nuestro comportamiento entre ustedes fue para su bien.
6En cuanto a ustedes, siguieron nuestro ejemplo y el del Señor al recibir la palabra en medio de grandes dificultades, pero con la alegría que proporciona el Espíritu Santo. 7De esta manera se han convertido en un modelo para todos los creyentes de Macedonia y Acaya. 8Y no solo en Macedonia y Acaya han hecho resonar la palabra del Señor, sino que su fe en Dios se ha extendido por todas partes, hasta el punto de hacer innecesaria cualquier palabra nuestra. 9Todos, en efecto, se hacen lenguas de la acogida que nos dispensaron y de cómo se convirtieron a Dios y renunciaron a los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero, 10en espera de que su Hijo Jesús, a quien resucitó triunfante de la muerte, venga desde el cielo y nos libre del castigo que ha de llegar.
Loading reference in secondary version...