1
I. Historia de Samuel (1‒7)
Nacimiento e infancia de Samuel (1,1‒4,1a)
Nacimiento de Samuel
1Vivía en Ramá un sufita de la montaña de Efraín, llamado Elcaná, hijo de Jeroján y descendiente de Elihú, de Tojú y de Suf, de la tribu de Efraín. 2Tenía dos mujeres: una llamada Ana y la otra Peniná. Peniná tenía hijos, pero Ana no los tenía. 3Este hombre subía todos los años desde su aldea para dar culto y ofrecer sacrificios al Señor del universo* en Siló*, donde dos hijos de Elí, Jofní y Finés, oficiaban como sacerdotes del Señor. 4Cuando ofrecía el sacrificio, Elcaná repartía raciones a Peniná y a todos sus hijos e hijas, 5mientras que daba una sola ración a Ana; pues, aunque era su preferida, el Señor la había hecho estéril. 6Su rival la provocaba para humillarla, porque el Señor la había hecho estéril. 7Y todos los años sucedía lo mismo: cuando subían al santuario del Señor, la insultaba de igual manera y Ana lloraba y no comía. 8Su marido Elcaná le decía:
—Ana, ¿por qué lloras y no comes? ¿Por qué te entristeces? ¿No valgo yo más que diez hijos? 9Una vez, después del banquete ritual en Siló, Ana se levantó. El sacerdote Elí estaba sentado a la puerta del santuario del Señor. 10Ella, llena de tristeza, suplicó al Señor, llorando a lágrima viva, 11y le hizo esta firme promesa:
—Señor del universo, si prestas atención a la humillación de tu esclava, si me tienes en cuenta y no me olvidas, si me concedes un hijo varón, te prometo que te lo entregaré de por vida y que nunca se rapará la cabeza.
12Elí, por su parte, observaba los labios de Ana que no cesaba de orar al Señor. 13Como hablaba para sí, moviendo los labios, pero sin alzar la voz, Elí creyó que estaba borracha 14y le dijo:
—¿Hasta cuándo te va a durar la borrachera? Arroja el vino que tienes dentro.
15Ana le respondió:
—No es eso, señor; es que soy una mujer desgraciada, pero no he bebido vino ni alcohol; solo desahogaba mis penas ante el Señor. 16No me tomes por una desvergonzada; si me he excedido al hablar, lo he hecho abrumada por mi dolor y mi desgracia.
17Elí le dijo:
—Vete en paz y que el Dios de Israel te conceda la gracia que le has pedido.
18Ana respondió:
—Que tu servidora cuente con tu favor.
La mujer se marchó, comió y cambió de semblante.
19A la mañana siguiente madrugaron, adoraron al Señor y regresaron a su casa en Ramá. Elcaná se acostó con Ana, su mujer, y el Señor se acordó de ella. 20Ana quedó embarazada y, pasado el tiempo debido, dio a luz un hijo al que puso de nombre Samuel, explicando: «Al Señor se lo pedí». 21Al año siguiente subió el marido Elcaná con su familia a ofrecer al Señor el sacrificio anual y a cumplir su promesa, 22pero Ana no subió, excusándose a su marido:
—Cuando destete al niño, lo llevaré para presentarlo ante el Señor y para que se quede allí de por vida.
23Elcaná, su marido, le contestó:
—Haz lo que mejor te parezca. Quédate hasta que lo destetes y que el Señor cumpla su palabra.
Ana se quedó en casa, criando a su hijo hasta que lo destetó. 24Entonces lo llevó al santuario del Señor en Siló, junto con un novillo, un saco de harina y un pellejo de vino. 25Sacrificaron el novillo y presentaron el niño a Elí.
26Y Ana le dijo:
—Por favor, señor, escúchame. Yo soy la mujer que estuvo aquí, junto a ti, orando al Señor. 27Este es el niño que pedía y el Señor me ha concedido la petición que le hice. 28Ahora se lo entrego al Señor para que sea suyo de por vida.
Y adoraron allí al Señor.
Loading reference in secondary version...