1
1Este libro trata de la profecía de Nahúm de Elcós, la visión que tuvo de parte de Dios acerca de la ciudad de Nínive#1:1 Nínive La capital de Asiria. Asiria destruyó a Israel en los años 722–721 a. C..
El Señor está furioso con Nínive
2El SEÑOR es Dios celoso y vengador.
El SEÑOR es vengador,
pues no hay ira mayor que la suya.
El SEÑOR se venga de los que se ponen en contra suya
y se enfurece contra sus enemigos.
3El SEÑOR no se enoja con facilidad,
y también es muy fuerte.
El SEÑOR no dejará sin castigo al culpable.
Anda entre torbellinos y tormentas de arena;
las nubes son el polvo de sus pies.
4Regaña al mar y este se seca;
hace evaporar todos los ríos.
El Basán y el Carmelo se resecan;
las flores del Líbano se marchitan.
5Ante él tiemblan las montañas
y se derriten los montes.
El mundo entero y cada uno
de los que lo habitan tiemblan ante él.
6¿Quién podrá enfrentársele cuando se enfurezca?
¿Quién podrá soportar el calor de su furia?
Su ira se esparce como el fuego
y hasta las rocas son destruidas a su paso.
7El SEÑOR es bueno;
es refugio en tiempos difíciles
y protector de los que acuden a él.
8Pero a sus enemigos los destruye por completo,
como una gran inundación,
y los perseguirá hasta llevarlos a la oscuridad.
9¿Qué hacen algunos tramando planes contra el SEÑOR?
Él desbaratará esos planes
y se asegurará de que no surja nuevamente la hostilidad.
10Aunque sean como espinos enredados
y borrachos saturados de licor,
ellos serán consumidos como paja seca.
11Ya se ha ido el malo que hizo planes contra ti, Judá#1:11 Judá o Nínive. El hebreo es oscuro.,
y contra el SEÑOR.
12Esto es lo que dice el SEÑOR:
«Aunque ahora los asirios estén sanos y sean muchos,
de todas maneras serán cortados y desaparecerán.
Judá, te he hecho sufrir,
pero no te haré sufrir más.
13Destrozaré el yugo que pesa sobre ti,
romperé las ataduras que te aprisionan».
14Pero, en cuanto a ti, rey de Nínive,
el SEÑOR ha dado esta orden:
«No tendrás descendientes;
destruiré todo ídolo y toda estatua
que haya en el templo de tus dioses.
Te tendré lista la tumba
porque no vales nada».
15De las montañas viene un mensajero que trae buenas noticias,
que proclama paz.
Judá, celebra tus festivales,
cumple a Dios tus promesas,
pues aquel perverso nunca más te atacará;
será completamente destruido.
Loading reference in secondary version...