13
Jesús les lava los pies a sus seguidores
1Era el día antes de la fiesta de la Pascua. Jesús sabía que ya era hora de dejar este mundo y regresar al Padre. Mientras estuvo en el mundo, siempre amó a sus seguidores pero en esta ocasión mostró su amor al máximo.
2Estaban comiendo. El diablo ya había puesto en la mente de Judas Iscariote, hijo de Simón, que traicionara a Jesús. 3Jesús sabía que el Padre le había dado poder sobre todo, y sabía que había venido de Dios e iba a regresar a él. 4Mientras estaban comiendo, Jesús se levantó, se quitó el manto y se ató una toalla. 5Luego echó agua en un recipiente, empezó a lavarles los pies#13:5 lavarles los pies Una costumbre de esa época debido a que la gente llevaba sandalias en caminos llenos de polvo y barro. Era un trabajo humilde que generalmente hacían los siervos. a sus seguidores y les secaba los pies con la toalla que llevaba en la cintura.
6Cuando estaba por lavar los pies de Simón Pedro, este dijo:
—Señor, ¿tú vas a lavar mis pies?
7Jesús le contestó:
—Ahora no entiendes lo que estoy haciendo, pero después lo entenderás.
8Pedro le dijo:
—¡Tú nunca vas a lavarme los pies!
Jesús le respondió:
—Si no te lavo los pies, no podrás ser de los míos.
9Simón Pedro le dijo:
—Señor, ¡entonces no me laves sólo los pies, sino también las manos y la cabeza!
Jesús le dijo:
10—El que ya se bañó no necesita lavarse más que los pies, porque todo su cuerpo ya está limpio. Ustedes están limpios, pero no todos.
11Él sabía quién lo iba a traicionar, por eso dijo: «pero no todos».
12Cuando terminó de lavarles los pies, se vistió, volvió a la mesa y les dijo:
—¿Entienden lo que les hice? 13Ustedes me llaman: “Maestro” y “Señor” y tienen razón, porque lo soy. 14Yo, el Señor y el Maestro, les he lavado los pies. Así que ustedes deben lavarse los pies unos a otros. Les he dado ejemplo 15para que traten a los demás como yo los he tratado a ustedes. 16Les digo la verdad: Ustedes ya saben que un siervo no es superior a su amo, y que ningún mensajero es más importante que el que lo envió. 17Si entienden todas estas cosas y las ponen en práctica, serán afortunados.
18»No estoy hablando de todos ustedes. Yo sé quiénes son los que he elegido, pero debe cumplirse lo que dice la Escritura: “Mi compañero#13:18 Mi compañero Textualmente El que come mi pan. se ha vuelto en mi contra”.#13:18 se ha […] contra Textualmente ha levantado su talón contra mí. Ver Sal 41:9. 19Les digo esto ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy#13:19 Yo Soy Esta expresión es como la que aparece para el nombre de Dios en Éx 3:14. Pero también puede significar Yo soy él (el Mesías).. 20Les digo la verdad: el que reciba a alguien que yo envío, me recibe a mí. El que me recibe a mí, recibe al Padre que me envió».
Jesús dice quién estará en contra suya
(Mt 26:20–25; Mr 14:17–21; Lc 22:21–23)
21Después de haber dicho esto, Jesús se entristeció profundamente y declaró:
—Les digo la verdad: uno de ustedes me traicionará.
22Sus seguidores empezaron a mirarse unos a otros, sin tener idea acerca de quién estaba hablando. 23Al lado de Jesús estaba el seguidor a quien Jesús amaba. 24Entonces Simón Pedro le hizo señas para que le preguntara a Jesús de quién estaba hablando. 25Este seguidor se acercó aun más a Jesús para preguntarle:
—Señor, ¿quién es?
26Jesús le respondió:
—Voy a mojar pan en el plato. Después lo daré al que me va a traicionar.
Lo tomó y se lo entregó a Judas Iscariote, el hijo de Simón. 27En cuanto Judas recibió el pan, Satanás entró en él. Jesús le dijo:
—Haz rápido lo que vas a hacer.
28Pero ninguno de los que estaban comiendo con él supo por qué le había dicho esto. 29Como Judas era el encargado del dinero, algunos pensaron que Jesús quería que comprara algo para la fiesta. Otros pensaron que quería que diera algo a los pobres. 30Al recibir el pan, Judas se fue inmediatamente. Ya era de noche.
Jesús habla sobre su muerte
31Después de que Judas se fue, Jesús dijo:
—Ahora el Hijo del hombre recibe honra. Dios también recibe honra a través del Hijo del hombre. 32Si Dios recibe honra a través de él, entonces le dará honra al Hijo del hombre a través de sí mismo, y lo hará muy pronto.
33»Hijitos míos, ya no voy a estar con ustedes por mucho tiempo. Me buscarán y ahora les digo como les dije a los judíos: “No pueden ir a donde yo voy”.
34»Les estoy dando un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Ámense tal como yo los amé. 35Todo el mundo se va a dar cuenta de que ustedes son mis seguidores si se aman los unos a los otros».
Se anuncia la negación de Pedro
(Mt 26:31–35; Mr 14:27–31; Lc 22:31–34)
36Simón Pedro le dijo:
—Señor, ¿a dónde vas?
Jesús le contestó:
—A donde voy tú no me puedes seguir ahora, pero me seguirás después.
37Pedro le dijo:
—Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Yo daría mi vida por ti.
38Jesús le respondió:
—Darás tu vida. Pero te aseguro que antes de que cante el gallo, me habrás negado tres veces.
Loading reference in secondary version...