45
Ciro, instrumento de Dios
1Esto es lo que dice el SEÑOR a su ungido Ciro.
Él ha llevado a Ciro de la mano
para conquistar naciones,
quitarles el poder a reyes,
y abrir puertas ante sí
de tal manera que no se cierren:
2«Yo iré delante de ti
y allanaré las montañas.
Romperé las puertas de bronce
y cortaré las rejas de hierro.
3Te daré riquezas depositadas en lo oculto
y tesoros escondidos en sitios secretos.
Así sabrás que yo soy el SEÑOR,
el Dios de Israel, quien te llama por tu nombre.
4Por amor a mi siervo Jacob
y a Israel, mi elegido,
te he llamado por tu nombre
y te he dado un título,
aunque tú no me conoces.
5»Yo soy el SEÑOR, no hay ningún otro,
yo soy el único Dios que existe.
Te he fortalecido,
aunque tú no me conoces.
6Es para que toda la gente, de oriente a occidente,
sepa que yo soy el único Dios que existe.
Yo soy el SEÑOR, no hay ningún otro.
7Yo hago la luz y creo la oscuridad.
Yo traigo prosperidad y creo el desastre.
Yo, el SEÑOR, hago todo eso.
8Que los cielos hagan llover desde lo alto,
y las nubes derramen justicia.
Que la tierra se abra
y que brote la salvación
para que produzca justicia.
Yo, el SEÑOR, lo he creado».
9Pobre de la vasija de barro que se pone a discutir con el que la hizo,
siendo que es una vasija como cualquier otra.
¿Acaso dice la arcilla al que la trabaja:
«¿Qué es lo que haces?» o:
«¿No te quedó bien lo que hiciste?»
10Pobre del hijo que le dice a su papá:
«¿Por qué me engendraste?»
o a la mamá:
«¿Por qué me trajiste a este mundo?»
11Esto es lo que dice el SEÑOR,
el Santo Dios de Israel, el que lo hizo:
«¿Es que me van ustedes a enseñar a hacer hijos?
¿O me van a dar lecciones sobre lo que debo hacer?
12Yo hice el mundo
y a la humanidad que lo habita.
Extendí los cielos con mis manos
y ordené que aparecieran todos los astros.
13Yo he hecho que Ciro entre en acción para una causa justa.
Voy a facilitarle su trabajo.
Él reconstruirá mi ciudad
y sin pagar rescate liberará a mis exiliados».
Es lo que ha decidido el SEÑOR Todopoderoso.
14Esto dice el SEÑOR:
«La riqueza de Egipto y las ganancias de Etiopía
y de los sabeos, pueblo de elevada estatura,
serán tuyas, y ellos te servirán como esclavos.
Se inclinarán ante ti y te dirán:
“Ciertamente Dios está con ustedes,
es el único Dios que existe.
No hay otro Dios”».
15De verdad, tú eres un Dios que se oculta,
el Dios de Israel, el Salvador.
16Todos los que hacen imágenes
quedarán avergonzados y sin honor;
todos juntos caerán en desgracia.
17El SEÑOR salvó a Israel,
su salvación es eterna.
Ustedes nunca más serán avergonzados
ni deshonrados.
18Dios es el Creador
del cielo y de la tierra.
Él es Dios y SEÑOR.
Hizo la tierra y le dio forma, la afirmó.
No la creó para que estuviera vacía,
sino que le dio forma para que fuera habitada.
Él dice esto: «Yo soy el SEÑOR,
no existe ningún otro Dios.
19No hablé en secreto,
ni en un lugar oscuro de la tierra.
Yo no les dije a los descendientes de Jacob:
“Búsquenme en vano”.
Yo, el SEÑOR, hablo lo correcto
y digo la verdad.
20Vengan y reúnanse ustedes,
los sobrevivientes de las naciones,
acérquense todos.
Son unos ignorantes los que cargan imágenes de madera en procesión
y le rezan a un dios que no los puede salvar.
21Vengan y muestren sus pruebas.
Que hagan consultas unos a otros sobre este asunto.
¿Quién hizo saber esto desde hace mucho tiempo?
¿Quién dijo antes que esto iba a suceder?
¿Acaso no fue el SEÑOR?
No existe otro Dios que no sea yo;
Dios justo y Salvador.
Yo soy el único Dios que existe.
22»Pueblos todos en todo lugar,
vengan a mí para ser salvos,
porque yo soy Dios y no existe ningún otro.
23Hago una promesa por mí mismo,
lo que digo es verdad
y no será revocado.
Toda rodilla se doblará ante mí
y toda lengua se comprometerá a obedecerme.
24Dirán: “Sólo en el SEÑOR
están la justicia y el poder”.
Todos los que se enojaron contra él
vendrán ante su presencia
y serán avergonzados.
25En el SEÑOR encontrarán justicia
todos los descendientes de Israel
y lo alabarán».
Loading reference in secondary version...