4
1Lo que quiero decir es que mientras el heredero es niño es como si fuera un esclavo, aunque sea el dueño de todo. 2Porque mientras todavía es niño está bajo el cuidado de sus guardianes y siervos hasta que sea mayor de edad, cuando es hombre libre. 3Lo mismo sucede con nosotros. Cuando éramos niños, éramos esclavos de las reglas elementales#4:3 reglas elementales Posible referencia a las normas de la ley que distinguían entre judío y no-judío, esclavo y libre, hombre y mujer (ver 3:26–29) o podría ser también referirse a los poderes espirituales de la creación que han sido corrompidos por el pecado. Igual en el versículo 9. de este mundo. 4Pero cuando llegó el momento oportuno, Dios nos mandó a su hijo, que nació de una mujer y vivió bajo la ley. 5Así lo hizo Dios para poder comprar nuestra libertad de la ley y adoptarnos como sus hijos. 6Ustedes son hijos de Dios; y por lo tanto, él puso el Espíritu de su Hijo en nosotros, y ese Espíritu grita: «¡Querido padre!»#4:6 «¡Querido padre!» Textualmente ¡Abba!, una palabra en idioma arameo. Los niños llamaban Abba a su padre. 7Entonces ya no eres esclavo sino hijo, y por ser hijo, Dios te ha hecho su heredero.
Pablo ama a los creyentes de Galacia
8En el pasado, cuando ustedes no conocían a Dios, eran esclavos de dioses falsos. 9Pero ahora conocen al verdadero Dios. Mejor dicho, ahora Dios los conoce. Entonces, ¿por qué vuelven a esas reglas elementales, inútiles y débiles que tenían antes? ¿Quieren ser esclavos de ellas otra vez? 10Ustedes están celebrando ciertos días, meses, estaciones y años. 11¡Me temo que todo el trabajo que he hecho por ustedes no haya servido para nada!
12Hermanos, les ruego que se adapten a mí, así como yo me he adaptado a ustedes. No me han hecho ningún mal. 13Los visité por primera vez debido a que estaba enfermo. En ese tiempo les anuncié la buena noticia de salvación. 14Mi condición física era una molestia para ustedes, pero no me despreciaron ni me rechazaron#4:14 rechazaron Textualmente escupieron. Era costumbre escupir al ver a alguien sufriendo un mal terrible. Se creía que así se evitaba la mala suerte o el mal de ojo.. Al contrario, me recibieron como si yo fuera un ángel de Dios, ¡como si yo fuera Jesucristo mismo! 15En ese momento estaban muy felices. ¿Dónde está esa alegría ahora? Yo soy testigo de que hasta se habrían sacado los ojos para dármelos si hubiera sido posible. 16¿Acaso me he convertido en su enemigo por decirles la verdad?
17Esa gente#4:17 Esa gente Los maestros falsos que hacían daño a los creyentes en Galacia. Ver Gá 1:7. está haciendo todo lo posible por caerles bien pero no tiene buenas intenciones. Quieren apartarlos de nosotros y que los sigan a ellos y a nadie más. 18Es bueno que la gente se interese por ustedes, si su interés tiene buenas intenciones. Y es bueno que el interés exista todo el tiempo, no sólo cuando estoy con ustedes. 19Hijos queridos, otra vez sufro por ustedes como una madre que da a luz hasta que en realidad sean como Cristo. 20Cómo quisiera estar ahora entre ustedes y hablarles de otra forma. Pero como está la situación ahora, yo no sé qué más decirles.
El ejemplo de Sara y Agar
21Algunos de ustedes quieren estar bajo la ley. Díganme, ¿ustedes saben lo que dice la ley? 22La Escritura dice que Abraham tuvo dos hijos: uno nació de una esclava y otro de una mujer libre. 23El hijo de la mujer esclava nació por decisión humana, pero el hijo de la mujer libre nació por promesa de Dios.
24Todo esto es simbólico. Las mujeres representan dos pactos entre Dios y su pueblo: un pacto representado por Agar, tuvo lugar en el monte Sinaí#4:24 monte Sinaí Montaña donde Dios entregó sus mandamientos a Moisés. Ver Éx 19 y 20., y da a luz un pueblo para esclavitud. 25Agar representa el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén de hoy que está en esclavitud junto con el pueblo que ha dado a luz. 26En cambio, la Jerusalén del cielo es como la mujer libre y ella es nuestra madre. 27Así dice la Escritura:
«¡Alégrate tú, mujer que no puedes tener hijos!
Tú que nunca has dado a luz.
Grita de alegría
porque no has sentido los dolores de parto.
La mujer abandonada tendrá más hijos
que la mujer que tiene esposo».#Cita de Is 54:1
28Isaac nació como resultado de esa promesa. Hermanos, ustedes también son hijos de la promesa. 29Pero, uno de los hijos de Abraham, quien nació por decisión humana, trataba mal al otro hijo, quien nació por el poder del Espíritu. Eso mismo sucede ahora. 30¿Pero qué dice la Escritura? «Echa fuera a la mujer esclava con su hijo. El hijo de la mujer libre recibirá todo lo que tiene su padre. En cambio, el hijo de la mujer esclava no recibirá nada».#Cita de Gn 21:10 31Por eso, hermanos, nosotros no somos hijos de la mujer esclava, sino de la mujer libre.
Loading reference in secondary version...