28
Pablo en la isla de Malta
1Cuando estuvimos a salvo, supimos que la isla se llamaba Malta. 2Estaba lloviendo y hacía frío, pero la gente que vivía allí fue muy amable. Nos hicieron una fogata y nos recibieron a todos. 3Pablo recogió unos palos y los estaba poniendo en la fogata cuando una serpiente salió por el calor y lo mordió en la mano. 4Los de la isla vieron a la serpiente colgando de la mano de Pablo y dijeron: «Este hombre debe ser un asesino. No murió en el mar, pero la justicia divina#28:4 justicia divina Probable referencia a la diosa Justicia. no lo deja vivir». 5Pero Pablo lanzó la serpiente al fuego y a él no le pasó nada. 6Ellos esperaban que se hinchara o cayera muerto, pero después de esperar mucho vieron que no le pasó nada. Así que cambiaron de opinión y empezaron a decir que Pablo era un dios.
7Cerca de allí, había unos terrenos que pertenecían a Publio, el funcionario romano más importante de la isla. Él nos recibió en su casa, fue muy amable y nos quedamos allí tres días. 8El papá de Publio estaba muy enfermo de fiebre y disentería. Pablo fue a visitarlo, oró por él y después de imponerle las manos, quedó sano. 9Cuando esto ocurrió, vinieron todos los enfermos de la isla y Pablo también los sanó. 10La gente de la isla nos atendió muy bien y nos dieron todo lo necesario para el viaje.
Pablo va a Roma
11Tres meses después, abordamos un barco de la ciudad de Alejandría que había estado allí todo el invierno. El barco llevaba al frente la imagen de los dioses gemelos.#28:11 Estatuas de Cástor y Pólux, dioses griegos. 12Paramos en Siracusa y nos quedamos allí tres días. 13De allí navegamos hasta Regio y al día siguiente llegó un viento del sur y pudimos salir. Un día más tarde llegamos a Puteoli. 14Encontramos allí a algunos hermanos, quienes nos pidieron que nos quedáramos una semana, y finalmente llegamos a Roma. 15Los hermanos de Roma supieron que estábamos allí y fueron a encontrarnos al Foro de Apio#28:15 Foro de Apio Un pueblo a unos 69 km de Roma. y a las Tres Tabernas#28:15 Tres Tabernas Un pueblo a unos 48 km de Roma.. Cuando Pablo los vio, agradeció a Dios y se animó.
Pablo en Roma
16Cuando llegamos a Roma, dejaron que Pablo viviera aparte, custodiado por un soldado. 17Tres días después, Pablo mandó llamar a algunos de los líderes judíos de la localidad y les dijo:
—Hermanos, no he hecho nada en contra de nuestro pueblo ni en contra de las costumbres de nuestros antepasados. Sin embargo, fui detenido en Jerusalén y me entregaron a los romanos. 18Los romanos me hicieron muchas preguntas, pero no pudieron encontrar ninguna razón para matarme, entonces querían dejarme en libertad. 19Pero los judíos no querían que me soltaran, así que tuve que apelar al emperador, pero no porque tenga nada de qué acusar a mi pueblo. 20Por eso quería verlos y hablar con ustedes. Estoy atado a estas cadenas porque creo en la esperanza de Israel.
21Ellos le respondieron:
—No hemos recibido cartas de Judea que hablen de ti. Ninguno de nuestros hermanos judíos que viajaron desde Judea trajo noticias de ti ni nos dijo nada malo de ti. 22Pero queremos escuchar tus ideas porque sabemos que en todas partes se habla en contra de esta secta.
23Pablo y los judíos decidieron una fecha para la reunión y ese día fueron muchísimos más de ellos a donde se quedaba Pablo. Él les habló solemnemente, desde la mañana hasta la tarde, acerca del reino de Dios para convencerlos respecto a Jesús. Para esto Pablo utilizó la ley de Moisés y las Escrituras de los profetas. 24Algunos creyeron lo que Pablo decía, pero otros no. 25Discutieron entre sí y se preparaban para irse, pero Pablo les dijo algo más:
—Bien les decía el Espíritu Santo a sus antepasados a través de su profeta Isaías:
26“Ve a este pueblo y dile:
Por más que oigan, no entiendan.
Por más que miren, no captarán.
27Han cerrado su mente,
se taparon los oídos
y cerraron los ojos.
Si no fuera así, entenderían lo que ven
y lo que oyen.
Se volverían a mí
y yo los sanaría”.#Cita de Is 6:9–10
28»Por lo tanto, quiero que ustedes sepan que Dios envió su salvación a los que no son judíos. ¡Ellos sí escucharán! 29#28:29 Algunos manuscritos tardíos de Hechos añaden el versículo 29: Después de que Pablo dijo eso, los judíos se fueron. Discutían mucho entre ellos.
30Pablo se quedó dos años completos en una casa alquilada, donde recibía a todos los que iban a visitarlo. 31Él anunciaba el reino de Dios y enseñaba acerca del Señor Jesucristo. Lo hacía abiertamente y sin que nadie se lo impidiera.
Loading reference in secondary version...