1
La visión de la gloria divina
1El día cinco del mes cuarto del año treinta, yo, Ezequiel, me encontraba junto al río Quebar, entre los cautivos. De pronto, los cielos se abrieron#Ap 19.11 y tuve visiones de parte de Dios.
2Habían pasado ya cinco años y cinco meses desde que el rey Joaquín#2 R 24.10-162 Cr 36.9-10 había sido llevado cautivo.
3Yo, Ezequiel hijo de Buzi, era sacerdote, y ese día estaba en la tierra de los caldeos, junto al río Quebar, y la palabra del Señor vino a mí, y sobre mí se posó su mano.
4Me fijé, y vi que del norte venía un viento tempestuoso, junto con una nube impresionante envuelta en fuego y rodeada de un gran resplandor. En medio del fuego había algo semejante a bronce refulgente,
5y en medio de la nube se veía la figura de cuatro seres vivientes,#Ap 4.6 todos ellos con apariencia humana.
6Cada uno de ellos tenía cuatro rostros y cuatro alas.
7Sus pies eran rectos, pero las plantas de sus pies se parecían a las pezuñas de los becerros y centelleaban como el bronce bruñido.
8Tenían rostros y alas por los cuatro costados, y por debajo de sus alas tenían manos humanas.
9Con las alas se tocaban entre sí, aunque al avanzar no se miraban el uno al otro sino que cada uno caminaba hacia adelante.
10Visto de frente, su rostro era de aspecto humano, pero del lado derecho los cuatro tenían cara de león; del lado izquierdo tenían cara de toro, y por la nuca tenían cara de águila.#Ez 10.14Ap 4.7
11Así eran sus rostros. Por encima de ellos tenían extendidas dos de sus alas, con las cuales se tocaban, y con las otras dos se cubrían el cuerpo.
12Todos ellos caminaban de frente, siguiendo la dirección del espíritu, y ninguno de ellos volvía la vista atrás.
13El aspecto de estos seres vivientes era como el de brasas ardientes, o teas encendidas,#Ap 4.5 que se movían entre ellos. El fuego era refulgente, y despedía relámpagos,
14y con la rapidez del relámpago los seres vivientes corrían de un lado a otro.
15Mientras observaba yo a estos seres vivientes, vi que junto a ellos, y en cada uno de los cuatro costados, había una rueda en el suelo.
16El aspecto y la hechura de cada rueda era semejante al color del crisólito. Todas ellas tenían la misma forma, y parecían estar la una dentro de la otra.
17Al avanzar, podían hacerlo en cualquier dirección, sin tener que dar marcha atrás.
18Sus aros eran bastante altos, y las cuatro ruedas lanzaban destellos en su derredor.#Ap 4.8
19Si los seres vivientes avanzaban, las ruedas avanzaban con ellos; si los seres vivientes se elevaban, también se elevaban las ruedas.
20Siempre se movían o elevaban siguiendo la dirección del espíritu. Si el espíritu se movía, las ruedas también se movían, porque en ellas estaba el espíritu de los seres vivientes.#Ez 10.9-13
21Si ellos avanzaban, también ellas avanzaban; si se detenían, también ellas se detenían; si se elevaban del suelo, también ellas se elevaban, porque el espíritu de los seres vivientes estaba en ellas.
22Por encima de los seres vivientes podía verse una bóveda, semejante al cristal#Ap 4.6 más hermoso, la cual se extendía por encima de ellos.
23Debajo de la bóveda sus alas se extendían hasta tocarse la una con la otra, y con dos de sus alas cada uno de ellos se cubría el cuerpo.
24Cuando caminaban, oía yo que sus alas sonaban como un conjunto de muchas aguas,#Ap 1.14-15Ap 19.6 como la voz del Omnipotente, como el estruendo de una muchedumbre, o como la alharaca de un ejército. Cuando se detenían, bajaban las alas,
25de modo que al detenerse y bajar las alas podía oírse una voz por encima de la bóveda que estaba sobre ellos.
26Sobre la bóveda podía verse el contorno de un trono, el cual parecía ser de zafiro, y sobre el contorno del trono podía verse sentado a alguien parecido a un hombre.#Ez 10.1Ap 4.2-3
27Vi también algo parecido al bronce refulgente, y en su interior y a su alrededor había algo parecido a un fuego; tanto de lo que parecían ser sus lomos para arriba, como de sus lomos para abajo, vi algo parecido al fuego, y esto estaba rodeado de un resplandor.#Ez 8.2
28Ese resplandor que lo rodeaba se parecía al arco iris, cuando aparece en las nubes después de un día lluvioso.
Ésta fue la visión que tuve de lo que parecía ser la gloria del Señor. Al verla, me incliné sobre mi rostro, y oí la voz de alguien que hablaba.
Loading reference in secondary version...